Fuerte caída del consumo de peras y manzanas en el mercado interno

En las segundas, las menores ventas se hicieron sentir: disminuyeron 25% en forma interanual. La fruta de calidad fue la menos afectada. Bajos precios en el mercado. Los altos stocks en frío sumado a una demanda sin recuperación, comprometen el segundo semestre comercial.



Preocupa la caída en el nivel de ventas que esta registrando la manzana.

Preocupa la caída en el nivel de ventas que esta registrando la manzana.

El fuerte ajuste que está sufriendo la economía argentina, y el consumo en especial, está golpeando de lleno sobre el mercado interno frutícola.

Las estadísticas brindadas por el Senasa señalan que durante los primeros cinco meses del año la región del Valle de Río Negro y Neuquén colocó en las góndolas locales algo más de 68.300 toneladas de manzanas. La cifra refleja un desplome del orden del 26% en relación al mismo período del año pasado.

Tradicionalmente al mercado interno se orienta (promedio del período 2014-2018) alrededor de 240.000 toneladas de manzana y esta especie genera una facturación para el sistema, a valores actuales, de alrededor de 7.000 millones de pesos, concentrando el 45% del total del comercio de manzanas cosechadas.


Proyectando esta tendencia, con los datos de los primeros cinco meses bajo análisis y de mantenerse las actuales condiciones de oferta y demanda para lo que resta del año, el consumo se estaría ubicando en torno a las 175.000 toneladas para todo el 2019. Este volumen reflejaría menores ventas por alrededor de 60.000 toneladas de manzanas respecto de 2018. El número no es menor. Pasado a valor económico, estamos hablando de unos 1.500 millones de pesos que dejaría de facturar este año todo el sistema frutícola regional.

“La caída se nota fundamentalmente en supermercados, por la menor rotación, y sobre aquella manzana que no tiene calidad”, confió Eduardo Aruanno, ejecutivo de ventas de la empresa Mario Cervi e Hijos. “No se observa una caída sobre la manzana premium pero sí sobre aquella que no es requerida por su tamaño y calidad. La demanda está muy selectiva”, detalló.

Datos clave

45%
Es lo que destina el Valle de Río Negro y Neuquén de su producción total de manzanas a las góndolas locales.
240.000
Son las toneladas de manzana que históricamente se comercializan en el mercado interno argentino.


Distintas fuentes de este segmento del mercado destacan el negativo contexto. Aseguran que el nivel de rotación de la manzana y la pera en la góndola es muy bajo, lo que hace que la fruta pierda calidad e impacte en la decisión final de compra del consumidor.

Por otra parte, operadores del Mercado Central de Buenos Aires consultados por “Río Negro” remarcaron que la caída del consumo ha sido generalizada en todos los productos. “No hay plata en los bolsillos y hoy un kilo de buena calidad de manzana a más de 60 pesos no lo paga la gente”, confió uno de los entrevistados.


Peras, también en baja


Los datos oficiales señalan que las ventas de las distintas variedades de peras en el mercado interno, durante los primeros cinco meses de este año, alcanzaron las 49.293 toneladas. Este valor muestra una caída interanual del 14%.

Los bajos precios que se registraron en la góndola en esta primera parte del año marcaron la mala temporada para la especie.

El mercado interno absorbe en promedio cerca del 20% del comercio total de esta especie. La mayor parte se orienta hacia el mercado externo. “Fue un primer semestre para el olvido”, sintetizó uno de los operadores consultado.

Teniendo en cuenta los mayores niveles de fruta almacenada en frío, según datos suministrados por la secretaría de Fruticultura, no se esperan grandes cambios en el comercio de estas dos especies para el segundo semestre.


Temas

Fruticultura

Comentarios


Fuerte caída del consumo de peras y manzanas en el mercado interno