Gorbachov, descontento con Rusia

La última autoridad soviética dijo que hay una vuelta atrás en “términos democráticos”.

MOSCÚ.- El último dirigente soviético, Mijail Gorbachov, está “descontento” con la evolución de Rusia 20 años después del fallido golpe de Estado contra su Perestroika y consideró ayer que el país experimentaba una “vuelta atrás” en términos democráticos. El monopolio del partido en el poder, las elecciones amañadas y las “tendencias” autoritarias se traducen en “una vuelta atrás”, declaró el padre de la Perestroika y Premio Nobel de la Paz durante una conferencia de prensa, resumiendo así la situación política de Rusia dos décadas después de un intento de golpe de Estado contra él. El 19 de agosto de 1991, los golpistas apoyados por el jefe del KGB, Vladimir Kriuchkov, y el ministro de Defensa, Dimitri Yazov, sostuvieron que Gorbachov, de vacaciones en Crimea, era “incapaz de asumir sus funciones por motivos de salud”. Proclamaron el estado de excepción, restablecieron la censura e hicieron entrar los tanques en Moscú. El golpe fracasó a los tres días, pero estos acontecimientos fueron decisivos para el final de la Unión Soviética, que quedó disuelta en diciembre de 1991. Pero 20 años después, el ex presidente dice “no estar contento” con la evolución de su país y esbozó un panorama sombrío de lo que es Rusia en la actualidad. “En mortalidad, estamos en la parte baja de la lista, al lado de los países africanos, hay un 96% de pobres si se utilizan los criterios aplicados en un país como Austria y hay dos veces menos gente que recibe diplomas de enseñanza superior que después de la Segunda Guerra Mundial”, enumeró. (AFP)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios