¿Hubo ataque sonoro en Cuba?



#

Los diplomáticos estadounidenses afectados por misteriosos problemas de salud en Cuba presentaban daños en el oído interno cuando se les revisó después que se quejaron de ruidos y sensaciones extrañas, de acuerdo con exámenes médicos dados a conocer esta semana.

Los médicos de la Universidad de Miami divulgaron los detalles de los primeros exámenes en una publicación especializada, dos años después de que comenzaran lo que Estados Unidos llama “ataques contra la salud”, pero no arrojan nueva luz sobre un posible culpable.

El doctor Michael Hoffer dijo que sus primeras investigaciones confirman que los afectados padecían trastornos reales, no histeria colectiva.

“Qué los causó, quién lo hizo, por qué, no sabemos ninguna de esas cosas”, señaló Hoffer, que encabezó los exámenes.

Estados Unidos dice que 26 personas asociadas con la embajada en La Habana sufrieron problemas como mareos, dolor y zumbido en los oídos, y dificultad para pensar y concentrarse desde fines del 2016, en incidentes que han causado tensiones en las relaciones entre los dos países.

Los investigadores de Miami examinaron a 25 de esas personas, que reportaron haber escuchado un sonido agudo o experimentado una sensación de presión antes de que comenzasen los síntomas.

Los pacientes fallaron una serie de pruebas para detectar problemas del oído interno asociados con equilibrio, lo que se llama el sistema vestibular.

Los exámenes realizados a otras diez personas que estaban en el mismo edificio en el momento de los incidentes concluyeron que estaban bien, reportó Hoffer en la revista “Laryngoscope Investigative Otolaryngology”.

Hoffer viajó además a Cuba para examinar a otros 100 estadounidenses afincados allí, quienes también resultaron saludables.

Esos problemas de equilibrio han estado en el centro de la actual investigación del gobierno estadounidense.

Y este año, un equipo de médicos de la Universidad de Pensilvania que examinó también a muchos de los pacientes –aunque meses después– reportó que sufrieron daños similares a las conmociones cerebrales, pese a no haber tenido golpes en la cabeza.

En breve entrevista con “The Associated Press”, Hoffer dijo que los estudios no son contradictorios, pero que tienen hallazgos distintos porque los pacientes fueron examinados en momentos diferentes de distintas maneras.

“¿Está afectado el cerebro por el oído? ¿Está afectado directamente? Aún no lo sabemos”, dijo Hoffer en conferencia de prensa el miércoles.

Para los médicos, el estudio del miércoles añade detalles específicos sobre el patrón de daños, anormalidades en las estructuras involucradas con sentir la gravedad y la aceleración, dijo la doctora Maura Cosetti, de la clínica New York Eye and Ear Infirmary, del hospital Monte Sinaí, quien no fue parte de los estudios.

“Este es un importante paso para tener una descripción de la sesión que sufrieron las personas”, dijo. Agregó que con frecuencia las personas con problemas de equilibro a largo plazo también reportan agotamiento mental.

Rechazo del gobierno

Cuba niega terminantemente tener algo que ver con el hecho, e incluso duda que se tratara de ataques.

“No existe evidencia alguna que pruebe que algo sucedió en Cuba y pudo haber dañado la situación de salud de unos pocos diplomáticos estadounidenses”, dijo el miércoles Carlos Fernández de Cossío, director general de asuntos estadounidenses de Cuba.

Estados Unidos no ha dicho qué causó los síntomas, aunque conjeturas iniciales se centraron en algún tipo de ataque sónico. “The Associated Press” ha reportado que un informe interino del FBI en enero no encontró evidencia alguna de que ondas sónicas pudiesen haber causado los daños.


Comentarios


¿Hubo ataque sonoro en Cuba?