Huerta del hospital Heller: Mucho más que trabajar la tierra y cosechar

Es coordinada entre el hospital Heller y el Proda. Vecinos y pacientes cultivan verduras y frutas. El objetivo es romper con la estigmatización y favorecer la integración.

Bajo el tibio sol del otoño, Fany caminó con su hermana por los senderos de la huerta y se enorgulleció de sus frutillares, las flores que crecen en sus dos bancales estaban encendidas y el sábado le tocó ralear los plantines. Aseguró también que este año cosechó cuatro kilos de porotos de sus propias plantas.

Al igual que la mujer, otras 100 personas participan del programa de huertas comunitarias que coordina el hospital Heller con el Proda. Es un espacio en el que conviven pacientes hospitalarios, vecinos y los mismos profesionales del nosocomio, donde “lo importante es integrar y romper los estigmas”, explicaron sus coordinadores.

Las huertas terapéuticas se reconocen con facilidad desde la calle por el frondoso verde que decora la esquina de José Marín y Godoy. Puertas adentro está plagada de los colores de los zapallos y los tomates que los huerteros cultivan. Daniel Bruno es trabajador social del hospital y uno de los organizadores de las actividades, explicó que llevan casi cinco años y que “el objetivo que tenemos es que sea un lugar que permita trabajar con la huerta, producir verduras de estación y flores, pero que sea un espacio de socialización, encuentro y juntada para la gente”.

La creación de las huertas surgió como una suerte de terapia y de espacio de integración para pacientes de salud mental del hospital. “Trabajamos la estigmatización que sufren, la exclusión social y familiar que tienen. Generar estos espacios es muy positivo para la vida de ellos. Es una especie de terapia, pero sobre todo es inclusión social”, señaló el profesional. Agregó que “es un sitio útil para pacientes y personas de la comunidad que se acercan. Los vecinos vienen porque están solos o porque no tienen con quien hablar, permite romper estigmas sociales y demostrar que es posible armar espacios de encuentro donde podemos trabajar juntos”.

Regularmente unas 60 personas asisten a las actividades y tienen sus canteros. A ellos se suman sus familiares, que cuando encuentran un tiempo libre se acercan a regar y desmalezar.

Los martes y jueves por la tarde se realizan las reuniones de coordinación con alrededor de 100 huerteros, de todas formas ellos entran y salen de la parcela a toda hora y todos los días. Los participantes cuidan sus plantas, mejoran el espacio y también fortalecen vínculos porque comparten asados comunitarios y en las próximas semanas van a cocinar un locro, para el cual van a utilizar un zapallo calabaza de 20 kilos que cultivaron ellos mismos. “Era un desafió entrar en la comunidad y la verdad que la comunidad ahora nos ser parte de este proyecto”, reconoció Bruno.

La huerta tiene unos 2.000 metros cuadrados, cuenta con cinco invernaderos, dos espacios de recreación -una matera de adobe y una pérgola-, y centenares de bancales de 90 centímetros de ancho por seis de largo que se distribuyen entre los huerteros, los miembros más viejos tienen hasta cuatro canteros de producción, donde lo que se cosecha es para consumo propio.

“Cada cual tiene la responsabilidad de que prosperen sus plantas y todos tienen el código del candado de acceso, es un gesto de confianza entre los que participamos, porque se cuida entre todos”, concluyó el trabajador social.

“También hemos producido flores, cremas, aceites y flores. Los ingenieros de Proda nos acompañan y enseñan todo esto”.
Daniel Bruno, trabajador social del hospital Horacio Heller.
“Se producen verduras, pero también plantas aromáticas como tomillo, cilantro, ruda y orégano. También cactus”,
Mara, una de las productoras de verduras y hortalizas.
Huerteros y terapia
100
personas participan de los proyectos del programa de huertas coordinado por el hospital y el Proda.
2.000
metros cuadrados tiene el espacio de cultivo, donde la integración es el principal objetivo a cumplir.
Los productores elaborarán en los próximos días un locro y utilizarán un zapallo calabaza de 20 kilos que cultivaron ellos mismos.
Dictan clases teórico-prácticas sobre agroecología

Hoy y el viernes se realizarán capacitaciones con ingenieros agrónomos del Proda en el auditorio del hospital Heller e invitarán a los vecinos a incorporarse al programa de las huertas

comunitarias. Serán charlas sobre el inició dela siembra de estación, es gratuita, abierta a la comunidad y sin inscripción previa.

El objetivo del encuentro es seguir sumando a vecinas y vecinos en prácticas de agricultura urbana. Será una jornada destinada a todas las personas interesadas en cultivar sus propios alimentos, iniciar una actividad agroecológica y sumarse a un espacio socioproductivo saludable como es la huerta del Hospital Heller y el Proda.

“En cada comienzo de temporada invitamos a la comunidad para sembrar y hacerse cargo de un cantero. Es para difundir la posibilidad de cultivar y trabajar de la tierra y para que la gente se pueda incorporar a este trabajo”, detalló Daniel Bruno.

El encuentro será en el auditorio del hospital, en la esquina de Godoy y Lighuen, de 14 y las 17. Tendrá la modalidad teórico-práctica y al finalizar harán una recorrida por la huerta, donde se abordarán diferentes temas como siembra y trasplantes, compostaje, preparación del suelo y protección de los cultivos.

Cada uno tiene una parcela y son responsables de que la producción prospere. Todos tienen el código del candado de ingreso a la plantación.
Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.