Impronta regional en los vitrales

Entre los detalles más vistosos de la Catedral se destacan los vitrales, que suelen lucir mejor con el sol de la mañana.



CATEDRAL DE BARILOCHE

El artístico trabajo que realizó en Buenos Aires el vitralista francés Enrique Thomas está conformado por 45 piezas de gran tamaño en las que se combinan motivos religiosos clásicos con la historia de la región.

Aparecen entre otros los monjes jesuitas Nicolás Mascardi y Francisco Menéndez, el padre Milanesio (primero en radicarse en Bariloche), Ceferino Namuncurá y el general Julio Roca.

En fecha reciente fueron colocadas las esculturas que conforman el actual via crucis, realizadas por el arquitecto Alejandro Santana con referencias al obispo Enrique Angelelli, la Madre Teresa y otros temas de la religiosidad popular. También capta la atención en el altar mayor una imagen de la virgen traída en 2004 desde Achao (Chiloé) que recrea la que acompañó al primer asentamiento jesuita en la costa neuquina del lago Nahuel Huapi, hace más de 350 años.

En el ábside de la iglesia los visitantes pueden recorrer una galería que -a modo de un pequeño museo- describe con fotos, textos e ilustraciones el origen del proyecto.

La Catedral no sólo es empleada para ceremonias religiosas. Con frecuencia sirve de sede para conciertos de música clásica y en diciembre de cada año el Coro de Niños y Jóvenes Cantores presenta allí la Navidad Coral. En 2012 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la eligió para el tedeum del 25 de Mayo.


Comentarios


Impronta regional en los vitrales