Intentan bajar los accidentes con pirotecnia en la región

Los municipios prevén duras sanciones.

Como todos los años, cada vez que se acercan las fiestas, el uso de los artículos de pirotecnia pasa a ser un foco de atención por la cantidad de accidentes que se producen, principalmente, entre los menores.

En cada una de las ciudades de la región existen normas que legislan sobre la venta y uso de los petardos, cohetes y bombas de estruendo. Las ordenanzas tienden a limitar la utilización de estos artefactos, pero la ausencia de un control severo condiciona los resultados positivos. Este año los municipios han tratado, por medio de campañas de prevención y control de los comerciantes, de reducir al mínimo las posibilidades de accidentes.

Pese a esto, el ruido de los petardos y las luces de las cañitas voladoras ya son una constante en la escenografía de este fin de año. Y todo parece indicar que el 2000 será recibido por muchos con todo el espectro de elementos pirotécnicos.

Las ciudades de la Zona Andina tienen para estos casos una legislación mucho más severa que el resto de las localidades, que llega a la prohibición de venta y uso de pirotecnia. Es que, por ejemplo, San Martín de los Andes está rodeada de cerros de frondoso bosque y varios de sus barrios se internan entre las arboledas y las montañas, de modo que la pirotecnia resulta de alto riesgo, en especial en el verano cuando se la utiliza en el marco de las fiestas.

Lamentablemente las ordenanzas en otros casos no se cumplen y las noticias de Navidad y Año nuevo pasan por ver cuántos fueron los accidentados por la pirotecnia.

La ambición de los comerciantes, condicionados por la situación económica, ocasiona que un niño pueda acceder a cualquier tipo de elemento pirotécnico con bastante facilidad. A esto se suma la desaprensión de algunos padres que no controlan las actividades de sus hijos y sólo se dan cuenta de los riesgos cuando deben concurrir al hospital. «Los más expuestos son los niños, cuando usan como cuando miran. Las zonas que más afectan los accidentes son los ojos (hasta la pérdida), las manos, los genitales, traumas acústicos hasta quemaduras de todo tipo», informó el doctor Malco Elder, de la Subsecretaría de Salud de Neuquén.

Con la cercanía de los festejos de fin de año también se tratan a los primeros afectados por el uso indebido y se producen las primeras multas por la venta a menores de 14 ó 18 años, según la legislación que se tome. De hecho ya se produjeron decomisos de mercaderías en un comercio de Viedma por no tener la correspondiente habilitación municipal para vender este tipo de elementos.

Prohibida en la cordillera

La pirotecnia, en cualquiera de sus modalidades, está prohibida en en las ciudades de la cordillera. Sólo se permiten los fuegos artificiales a cargo de instituciones y siempre que exista una comunicación previa a las autoridades municipales.

La posibilidad de provocar un incendio forestal está está en la base de la prohibición.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios