Hubo cambios en el hospital por el caso de las ampollas

Reubicaron personal en base a “sospechas o indicios”, confirmó el director del nosocomio de Cipolletti. Según los investigadores fueron siete los recipientes a los que les robaron el contenido y lo reemplazaron por agua. Se supo ahora pero ocurrió en septiembre.

#

Archivo

CIPOLLETTI (AC).- Las autoridades del hospital de Cipolletti hicieron un relevamiento en todo el sector de Farmacia y revisaron el resto de los servicios. “No hay medicamentos adulterados”, aseguró el director del centro de salud, Carlos Lasry, en un intento de transmitir tranquilidad. En tanto, la Justicia investiga una denuncia por siete ampollas cuyo contenido fue extraído del envase original y terminaron “rellenadas con agua”. Se trata de una medicación que tiene efectos sedantes, explicaron ayer.

Lasry dijo que el caso se conoció en la semana previa al 28 de septiembre cuando aún María Riera estaba en la dirección. Detalló que una enfermera descubrió que las ampollas “estaban pegadas en el cuellito”. Por eso se inició un sumario administrativo y radicaron una denuncia penal. Hubo movimientos de personal en el sector de enfermería porque “se reordenaron los servicios donde se hallaron las ampollas en virtud de sospechas o indicios”, admitió el nuevo director.

El médico dijo que no “hubo inconvenientes farmacológicos” como consecuencia del indebido suministro de medicamentos presuntamente adulterados. Además sostuvo que se hizo un relevamiento en la farmacia y que no existen más ampollas que se encuentren adulteradas como las que las que fueron secuestradas por un fiscal.

“No se sabe qué es, no podemos decir que es agua, que está adulterado. Si hay en el expediente, yo lo desconozco”, explicó el director. Sin embargo, “Río Negro” corroboró por fuentes con acceso directo a la causa que las ampollas secuestradas contenían “pequeñas cantidades del anestésico que había sido rebajado con agua”.

El resto del contenido supuestamente fue extraído en un aparente robo. Se trata de un medicamento derivado del opio que tiene propiedades analgésicas, hipnóticas y narcotizantes cuyo consumo puede provocar dependencia. “Es una medicación que se utiliza en el procedimiento de una anestesia general o raquídea y que tiene efecto sedante”, explicó el director.

Una enfermera fue la que descubrió las irregularidades en el hospital cipoleño.

Cipolletti


Comentarios


Hubo cambios en el hospital por el caso de las ampollas