Logo Rio Negro

Investigan cuenta en Suiza que sería de Becerra

El jefe de los fiscales, sospechado de haber lavado dinero vía Federal Bank, es investigado por el fiscal Bernard Bertossa





BUENOS AIRES (ABA)- Nicolás Becerra, el procurador general de la Nación y jefe de los fiscales federales, está siendo investigado por la Justicia suiza a raíz de una presunta operación de lavado de dinero, a través de una cuenta secreta a su nombre en el Credit Suisse de Ginebra.

«Río Negro» pudo saber de fuentes acreditadas en Suiza que la denuncia está en las manos del Fiscal General de esa ciudad, Bernard Bertossa, un especialista en la lucha internacional contra la criminalidad económica.

Incluso el periodista argentino Juan Gasparini, residente en el pequeño país europeo y autor de «La delgada línea blanca» profundizará acerca del tema en una segunda edición del libro, de próxima aparición.

las fuentes suizas dicen desconocer el monto de dinero depositado en dicha cuenta. Sí especifican que se registraron «movimientos continuos» por sumas elevadas.

La infracción de lavado de dinero está penada en Suiza con hasta tres años de cárcel. Si además se comprueba asociación ilícita, es pasible de hasta cinco años de reclusión.

Como acostumbran a proceder los bancos suizos, la cuenta está identificada con el seudónimo «Naranja»; el uso del seudónimo es acordado entre el banco y su cliente para operar en secreto.

Quien manejaba la cuenta que supuestamente pertenece a Becerra es el banquero Hans Peter Winkler, el mismo que tenía la cuenta del general Domingo Bussi, ex represor y ex gobernador de Tucumán. Bussi, hace algo más de un año, fue expulsado de la Cámara de Diputados al comprobarse que nunca había declarado esa cuenta.

«Río Negro» buscó comunicarse con Becerra, pero -si bien atendió el requerimiento luego de varios intentos- dijo que no hará declaraciones.

Sin embargo, fuentes allegadas el Procurador aseguran que Becerra desconoce esa cuenta.

Si se prueba que la misma es suya, quedaría en una situación similar a la del ex gobernador de Tucumán.

No sería la única similitud entre las situaciones del general y el Procurador.

Según explica Gasparini, ambos habrían usado la misma técnica: sacaron los fondos a través de una financiera uruguaya para depositarlos en Suiza.

La aparición de esta denuncia contra Becerra es ajena a los descubrimientos que señalan al jefe de los fiscales como uno de los principales investigados por la Comisión Especial que analiza las maniobras de lavado en la Argentina, presidida por la diputada Elisa Carrió.

Otra investigación

Hace menos de un mes, «Río Negro» publicó que Nicolás Becerra poseería una cuenta a su nombre en el Federal Bank, la entidad que triangulaba dineros sucios vía Bahamas y que fue investigada por el Senado de los Estados Unidos.

También este diario dijo que se sospechaba del juez de la Corte Enrique Petracchi. Como se sabe, el magistrado primero negó que hubiese una cuenta a su orden pero luego advirtió que figuraba como destinatario de una transferencia de 580.000 dólares. Asegura que se trata de un error y que el único tenedor de la cuenta en el FB es su primo Alberto Petracchi.

Andrés Oppenheimer, periodista argentino del Miami Herald, publicó también en su libro, «Ojos vendados», que «Becerra habría cobrado» 116 mil dólares en la trama de Raúl Moneta. La vinculación entre el polémico banquero y Becerra es de larga data.

En Mendoza, cuando Becerra ejercía su profesión de abogado, le llevó varias causas a su coterráneo, dueño también del quebrado Banco Mendoza y ex titular del CEI.

¿Por qué Naranja?

Según sospechan investigadores mendocinos que colaboran con Luis Balaguer, el contador que trabajó en las pesquisas de los senadores norteamericanos, el seudónimo honraría a la famosa lista interna del peronismo cuyano que llevó al poder al grupo que en sus inicios formaban José Octavio Bordón, el senador Eduardo Bauzá y el propio Becerra, entre otros.

Antecedentes

En 1991, mientras ejercía como ministro de Obras Públicas en Mendoza, Becerra fue sorprendido en flagrante fuga de divisas efectuada mediante la casa de cambios Cash. El actual Procurador terminó admitiendo aquella operación ante la DGI, que tenía constancia de los giros al exterior por un total de 90.000 dólares, quebrantando las normas impositivas. Becerra debió cancelar el pasivo fiscal y una multa. Gasparini cree que esos 90.000 dólares fueron los que usó para abrir la cuenta suiza bajo el seudónimo «Naranja».

La causa derivada de esa fuga de divisas no le trajo mayores problemas.

El fiscal Peñaloza, un viejo conocido de Becerra, lo sobreseyó. Actuó el juez Alfredo Manuel Rodríguez, cuya permanencia en su cargo será analizada próximamente por el Consejo de la Magistratura, a raíz de este y otros casos de supuesto mal desempeño.

El fiscal que logró condenar a Al Kassar

Bernard Bertossa, el fiscal que investiga la cuenta «Naranja» que supuestamente pertenece a Nicolás Becerra, es el mismo que llevó la investigación por la cual fue condenado por tráfico ilegal de armas a los Balcanes el narcoterrorista sirio Monzer Al Kassar, el 22 de noviembre de 1999.

A pesar de ser perseguido y sospechado por los servicios de Justicia de casi todas las potencias económicas del mundo, sólo Suiza logró condenar al famoso traficante.

Vale recordar que Al Kassar obtuvo ilegalmente un pasaporte argentino, vía la Justicia mendocina. Siempre se sospechó que Becerra habría participado para gestionar dicho documento. En la cuenta suiza del Al Kassar, la Justicia suiza también constató operaciones con Abdon Adur, un mendocino de origen serio que habría presentado al traficante a Becerra.

Los movimientos de la cuenta de Al Kassar en Suiza han sido ofrecidos al juez Jorge Urso, a cargo de la causa de tráfico de armas, por parte de su colega ginebrino Laurent Kasper-Ansermet. Urso aún no ha pedido nada.

Armas: declaran Anzorreguy, Seineldín y Zulema Yoma

BUENOS AIRES (DyN) – El último jefe de la SIDE del gobierno menemista, Hugo Anzorreguy, la ex primera dama Zulema Yoma y el ex coronel carapintada Mohammed Alí Seineldín -que purga perpetua por el alzamiento militar de 1990- serán interrogados esta semana en la causa por la venta ilegal de armas por el juez federal Jorge Urso, quien el jueves indagará al ex canciller Guido Di Tella, acusado de integrar una banda que habría traficado los pertrechos bélicos.

La nueva ronda de testigos será inaugurada hoy a las 11 por Anzorreguy, quien deberá responder si la Secretaría de Inteligencia del Estado detectó las maniobras de traslado de armamento que tuvieron lugar entre 1991 y 1995, durante el Gobierno de Carlos Menem, cuando toneladas de armas fueron exportadas clandestinamente a Ecuador y Croacia.

El jueves último brindó su testimonio en la causa Juan Bautista «Tata» Yofre, antecesor de Anzorreguy en la SIDE y ex embajador argentino en Panamá, quien dijo al juez que ese país nunca compró armas de producción nacional. Yofre dejó en una incómoda posición a Menem al echar por tierra la versión del anterior gobierno sobre el «desvío» de armas y estimó que se simuló la exportación de material bélico a Panamá porque para algunos -dijo en alusión al ex mandatario- se trataba de «un país de mierda».

El martes 22 será interrogado el ex coronel Seineldín, quien en las últimas semanas salió a responsabilizar públicamente a Menem por los envíos de armas y municiones a países en guerra.

Seineldín, citado como testigo por el juez, adelantó que aportará un informe escrito con los datos que asegura poseer sobre las maniobras y, además, responderá las preguntas que formularán Urso y el fiscal federal Carlos Stornelli. «Menem ordenó entregar armas a Croacia», aseveró Seineldín en declaraciones radiales, y contó que el ex presidente, a su vez, recibió instrucciones de Estados Unidos de equipar el ejército croata «para ir en contra de (el entonces presidente serbio Slobodan) Milosevic, y entregar armas a Ecuador para ir en contra de (el ex mandatario peruano Alberto) Fujimori». También dijo que el dinero sucio de la venta de armas «ha ido a la fortuna» del ex presidente y vinculó el tráfico de pertrechos bélicos con la muerte del joven Carlitos Menem, hijo del ex presidente y de Zulema Yoma. El ex coronel carapintada consideró a Menem un «amoral», y estimó que por el escándalo de las armas «van a terminar presos un militar y un político» e indicó que el ministro Domingo Cavallo, no fue «involucrado» por ser «representante del FMI, del poder económico».


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Investigan cuenta en Suiza que sería de Becerra