Jalil está de acuerdo con recortar gastos



NEUQUEN (AN).- El precandidato a la intendencia de esta capital por el MPN, y actual diputado nacional, Luis “Chito” Jalil se pronunció ayer a favor de la iniciativa de reducir los cuerpos deliberativos para bajar de esa forma los costos políticos.

Aunque el legislador planteó que ese achicamiento debe ser según el régimen proporcional y no por el sistema de gobernabilidad por el cuál funcionó la Legislatura neuquina hasta 1993 y que prevé sólo la representación de las dos primeras minorías. Jalil puso en duda que las elecciones se realicen el 30 de marzo próximo tal como anunció el gobernador Jorge Sobisch, porque el presidente Eduardo Duhalde insiste con sus “desafortunadas expresiones siempre fallando en sus anuncios. De manera que no sabemos si habrá elecciones el 30”.

Para el diputado del ARI, Carlos Moraña, la iniciativa de reducir los cuerpos deliberativos constituye un ataque a la representación parlamentaria porque “el gobernador se propone tener la menor oposición posible”. Advirtió que la propuesta no se cierra en excluir “a los partidos minoritarios con la excusa de bajar los costos de la política porque hay mil manera de bajarlos”. A su criterio se trata de “un aprovechamiento político por parte del MPN, que en lugar de profundizar los conceptos republicanos, tapa los problemas graves como Centenario con estas propuestas”. Consideró que la enmienda presentada anteayer por los diputados sobischistas “es una aberración jurídica porque la reducción de la Cámara se tiene que hacer por reforma y atenta contra la autonomía de los municipios”. Además, agregó, “no tiene el texto a enmendar sobre el régimen municipal”.

El economista y docente de la Facultad de Economía, Ernesto Bilder, consideró ayer que “independientemente de la propuesta de (Jorge) Sobisch, a nadie se le escapa que el país pide bajar el gasto político”. Pero, observó que “esto no nos tiene que llevar a restringir a las minorías”.

Indicó que en el caso de Neuquén hay que tener en cuenta que los gastos por la sobredimensión de los cargos políticos no representantivos dentro de las esferas del gobierno neuquino son importantes.

Alentó a terminar con la creencia de que “la política es una profesión para hacer desgraciadamente plata”. Y propuso poner un tope a los salarios de todos los cargos políticos.

Admitió que la propuesta de Sobisch le genera dudas porque no está claro si plantea reducir el gasto político dentro de un contexto nacional o según sus intereses. Por eso enfatizó que “aún con sus problemas, no tenemos que debilitar las instituciones de la democracia”.


Comentarios


Jalil está de acuerdo con recortar gastos