“Chiquitín» y “cachorrito”: así se referían a las víctimas en la banda que integraba Marcelo Corazza

Se conocieron detalles sobre cómo los acusados se referían a las víctimas de abuso sexual. Por estas horas estaba previsto que se extraiga más información de los aparatos tecnológicos que les secuestraron al productor televisivo.

Conforme pasan las horas se van conociendo escabrosos detalles de la causa de corrupción de menores por la cual se encuentra imputado el ex Gran Hermano, Marcelo Corazza. Ahora, se difundieron datos sobre el cruce de llamadas telefónicas entre los miembros de la banda criminal.

“Chiquitín”, “gurisito” y “cachorrito”; de esta manera los involucrados se referían a las víctimas de abuso sexual y corrupción. Las expresiones quedaron plasmadas en el expediente que lleva adelante el juez de instrucción Javier Sánchez Sarmiento.

Las mayores referencias en ese sentido lo fueron por parte de Francisco Angelotti, el principal acusado de la organización que tiene cuatro detenidos.

Además, entre los acusados Angelotti, Andrés Charpenet y Raúl Mermet se referían a que la sensación de estar con víctimas tan menores era como “comer carne de ternera”.

Según el juez, como forma de captar a los menores los acusados les prometían viajes, les hacían regalos de lujo o bien le decían que iban a conseguirles trabajos rentables.

En las próximas horas Personal de Gendarmería Nacional realizará la extracción de más datos de los distintos aparatos tecnológicos que les secuestraron al productor televisivo y a los demás apresados. 

En una conversación de Angelotti con otro acusado, le refiere: «Le dije escuchame… Te llevo ahora a los 18 cuando cumplas (…) Mañana cumple “16″ viste. En dos añitos más, cuando cumpla 18, le dije: “Te llevo a Miami. Vamos a Orlando, Disney. Y me dijo: “Bueno dale, dale, sí de una jaja…””.

“Vos me tenés envidia porque te gustaría salir con nenitos de esa edad”, le reprochó en otra conversación que quedó plasmada en el expediente, Angelotti a otra persona que no está imputada en la causa.

Son varias horas de escuchas telefónicas que tiene en su poder el juez Sánchez Sarmiento y forman parte de la imputación por la cual los cuatro hasta ahora detenidos se negaron a declarar.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios