Debate en Neuquén: Inteligencia Artificial, lo que se viene en la selección de jueces

La IA irrumpe con fuerza en el Poder Judicial. En un encuentro de Consejos de la Magistratura de todo el país, se debatió su uso en el proceso de selección de magistrados.

«La Inteligencia Artificial es la nueva electricidad: se aplica a todo». La frase de Juan Corvalán, fiscal general adjunto, director del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la UBA, puede generar aprehensión o esperanza, pero nunca indiferencia. Su exposición fue uno de los puntos salientes del encuentro de Consejos de la Magistratura de todo el país que se realiza en la Legislatura de Neuquén.

La actividad fue inaugurada por el gobernador Rolando Figueroa, quien se declaró favorable al la aplicación de la Inteligencia Artificial pero «debemos tener en claro de qué manera la vamos a usar». Algo parecido dijo la vice Gloria Ruiz: «es una aliada poderosa, que complementa la actividad humana».

La presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Soledad Gennari, propuso a su turno «un abordaje neurocientífico» de quienes concursan para un cargo en el Poder Judicial. Señaló que sería una mejora dentro del proceso de selección, ya que permitiría detectar sesgos positivos o negativos.

Gustavo Mazieres, presidente del Consejo de la Magistratura de Neuquén, le dio un contexto a las jornadas: «es momento de honrar los mecanismos institucionales», de «revitalizar el rol» de los poderes del Estado y de «hacernos cargos del singular momento en el que estamos».

La IA en acción


Juan Corvalán fue la estrella del panel «Uso de la Inteligencia Artificial en el proceso de selección de magistrados». Hijo de la expresidenta del Tribunal Superior de Justicia, Graciela Martínez de Corvalán (quien asistió al encuentro), enseñó con ejemplos prácticos algunas maneras de interactuar con GPT o con Gemini, ante un auditorio -raleado después de que se fue Figueroa- que lo siguió hipnotizado. Entre el público había desde nerd hasta usuarios que apenas se las ingenian para enviar un mail. Unos y otros entendieron la magnitud de lo que ya es presente.

«Si uno quiere ser arbitrario, la IA no es la herramienta adecuada», dijo en tono irónico. Ayudado por una buena conexión a internet, ofreció demostraciones de cómo el GPT o Gemini pueden analizar las entrevistas a candidatos a juez, compararlas entre sí, armar cuadros sinópticos y demás. Como informó diario RÍO NEGRO, hay magistrados inquietos en Neuquén que ya lo vienen experimentando.

Nuevas habilidades


Corvalán es una fuente inagotable de conceptos provocadores. Dijo por ejemplo que el ser humano debe entrenarse («alfabetizarse») para dialogar con la IA a través del prompt. Y prepararse para asumir tareas de editor porque la producción queda en manos de la IA. «La edición te hace pensar más», aclaró. La IA «automatiza parte de las tareas, pero agrega otras», dijo.

«Así como hay director de Recursos Humanos, tiene que haber director de IA con una visión amplia de su implementación», señaló.

Sesgos y contexto


Sobre los sesgos de la IA, explicó que «hay que mitigar los sesgos negativos, y dejar los sesgos positivos. Lo primero es ponernos de acuerdo en las pautas de valoración».

Advirtió también que la IA «no es un ser sintiente. Todo lo que presenta es resultado de fórmulas matemáticas. El humano le tiene que dar contexto. Sin eso, no sé si lo que me devuelve la IA está bien o mal».

La IA «te permite experimentar. Pruebo y sigo. Así nos dejamos de tanta guitarra», enfatizó.

Salir a buscar a los mejores


Otro de los panelistas fue Gabriel Chibán, presidente del Consejo de la Magistratura y vocal de la Corte de Justicia de Salta. Su enfoque giró en torno de si «debemos salir a buscar talentos o esperar a que se presenten a los concursos que convocamos».

«En los Consejos de la Magistratura estamos esperando que lleguen los concursantes. Tenemos que pensar si no debemos salir a buscar a los mejores. El concepto de reclutamiento cambia».

En ese contexto indicó que hay que saber preparar CV para que sean legibles por la IA.

Las bases de datos


«La IA estudia antecedentes, CV, analiza las entrevistas, las redes sociales. Suena feo, pero se hace», dijo el expositor. El debate sobre quiénes controlan las bases de datos y qué se puede hacer con ellas ocupó un tramo extenso de las exposiciones.

Chibán alentó: «tenemos que animarnos, hay rubros que no dudan en usarla». Contó el caso de un profesional que realiza diagnóstico por imágenes y recurre a la IA para analizar una radiografía. El algoritmo «la compara con 2,5 millones de placas tomadas en todo el mundo, y le dice si el paciente puede tener tal o cual patología». La última palabra siempre es del profesional.

El «juez Júpiter»


Cerró el panel Marcelo Iñíguez, presidente del Colegio de Abogados de Neuquén. «No hay que buscar un juez Júpiter, el dios de los romanos que todo lo puede. La sociedad busca un juez que trabaje en equipo, que sea permeable a las nuevas tecnologías, que entienda a las personas, a las empresas».

«No hay que competir con la IA, sino usarla para hacer mejores seres humanos», dijo también.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora