Empresario descuartizado: captura nacional e internacional para dos sospechosos por el crimen

Emitieron un pedido de captura de dos sospechosos por el crimen de Pérez Algaba, el empresario asesinado y descuartizado en Budge. La investigación reveló detalles de un homicidio marcado por deudas y relaciones conflictivas.

En un giro significativo en el caso del homicidio de Fernando Pérez Algaba, el empresario de 41 años cuyo cuerpo descuartizado fue hallado en julio pasado en Ingeniero Budge, el fiscal a cargo de la investigación solicitó la captura nacional e internacional de dos prófugos que admitieron haber estado con la víctima el día de su desaparición. Qué pasó.

Se trata de Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas, quienes se cree que tuvieron contacto con Pérez Algaba en el predio «Renacer» de General Rodríguez.

El pedido de captura fue emitido por el fiscal Marcelo Domínguez, responsable de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Lomas de Zamora. Este movimiento marca un nuevo giro en el caso que conmocionó a la opinión pública.

Además, en una serie de allanamientos realizados recientemente, se logró la detención de Matías Ezequiel Gil, Fernando Gastón Martín Carrizo, Luis Alberto Contreras y Flavia Lorena Bomrad, quienes están siendo indagados por el crimen.

Los cuatro detenidos enfrentan cargos de homicidio cuádruplemente agravado, que incluye el uso de arma de fuego, alevosía, codicia y el concurso premeditado de dos o más personas. Las pruebas en el caso, incluyendo análisis de comunicaciones y movimientos de los celulares de los implicados, fueron fundamentales para la formulación de los cargos y las solicitudes de captura.

La relación entre Pérez Algaba y los sospechosos es descrita como compleja, marcada por negocios compartidos, deudas y relaciones de amor y odio. Según el fiscal Domínguez, el móvil detrás del crimen fue una deuda de 50.000 dólares y 17 terrenos que Pilepich debía entregarle a la víctima.

El empresario había manifestado temor por su vida en un mensaje de audio antes de su desaparición, indicando la posibilidad de ser atacado a tiros.

La trama del crimen se fue desentrañando a medida que se descubrían nuevos detalles. Los detenidos habrían actuado en un plan premeditado para asesinar a Pérez Algaba, y luego de su muerte, habrían seccionado y embalado su cuerpo antes de arrojarlo a un arroyo.

La investigación se desarrolló a través de allanamientos y análisis de evidencia digital. Se espera que la captura nacional e internacional de los dos prófugos contribuya a esclarecer aún más los detalles de este trágico crimen.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios