«Estoy encerrada con mi hijo»: cómo rescataron a una mujer de un intento de femicidio en Neuquén

Los bomberos debieron cortar las rejas de la ventana para sacarla a ella y al niño de 6 años de la habitación en la que se habían resguardado. Su expareja está acusado de querer asfixiarla y luego iniciar un incendio.

La policía subió al imputado a la sala 12 de juicio por jurados. Mientras le retiraban las esposas a las 8.45, Walter Zanotti guiñó un ojo y levantó el pulgar de su mano derecha. Saludaba a quienes habían venido a acompañarlo a la audiencia. Tiene 46 años. Cuando la jueza de Garantías, Estefanía Sauli, le preguntó cuál era su oficio o profesión, respondió.

-En esta vida he aprendido muchas cosas. Sé hacer de todo.

El fiscal jefe, Agustín García, le prometió al tribunal popular que iba a probar que este hombre cometió un intento de femicidio contra su expareja y en ese contexto quiso matar a su hijo más pequeño, de 6 años, en el barrio Cuenca XV. El defensor Marcelo Sterz contó que «la familia» vino desde Buenos Aires a Neuquén «la tierra prometida» que tuvieron «problemas económicos», y que eso «también trae cuestiones de vida de las parejas». «Esto se trata de interpretaciones», agregó.

El 3 de julio de 2023, García señaló que Zanotti le cebó a ella un mate que tenía melatol, una suerte de sedante para adormecerla. Estaban separados pero aún convivían. Durante la relación él había ejercido violencia de género de todo tipo: desde empujones y zamarreos, insultos y descalificaciones hasta controlarle qué ropa usaba.

En ese momento estaba el niño en la casa, al que también le suministró la medicación. Cuando ella se recostó en la cama, él entró. Quiso asfixiarla y la golpeó hasta que su hijo le pidió que se detuviera. Zanotti se fue y la mujer cerró la puerta del cuarto. Fue entonces que él generó un incendio en la casa y huyó.

A las 20.27, la mujer llamó al comando, desesperada. En el registro de la comunicación dijo:

-Me quiere matar mi esposo, casi me mata.

La operadora respondió que le iban a mandar un móvil de inmediato. Volvió a marcar, insistió.

-Estoy encerrada con mi hijo.

Ayer en la primera jornada del juicio, la fiscalía no sólo mostró cómo fue el pedido de ayuda que hizo la víctima al 911, sino en qué circunstancias fue rescatada.

El personal del cuartel de bomberos 6 que recibió el aviso a las 20.28, y que se encontraba a 1 kilómetro y medio del lugar, tardó 4 minutos en llegar. De inmediato cortó la luz y el gas. El fuego se había iniciado en el garaje de la vivienda, donde estaba estacionado un auto Chevrolet Aveo. Mientras extinguían las llamas advirtieron los gritos.

La puerta de entrada estaba en el fondo, entreabierta. Había mucho humo. «Una persona no duraría más de 2 o 3 minutos respirando ese monóxido de carbono», señaló Enzo Soto, el jefe de la dotación, al jurado. Tuvo que ir a buscar una motosierra para cortar la reja y sacar por la ventana a la mujer y al niño.

Recordó que ella no quería abrir la habitación porque decía que «iba a entrar». «No quería soltar la puerta», mencionó el testigo.

Remarcó que si no hubieran actuado rápidamente podrían haber sido mucho más afectados, por el ahumamiento generalizado que había en la casa, y la temperatura.

La perito que analizó el Chevrolet Aveo al 4 de julio de 2023, al día siguiente, declaró que tenía rastros de un líquido acelerante: alguien le había arrojado alcohol o nafta.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios