Liberaron a la mujer trans detenida por el crimen del empresario descuartizado: «Se hizo justicia»

Nicol Chamorro pasó 23 días detenida por el crimen del vendedor, hasta este viernes cuando fue liberada por pedido del fiscal de la causa. "Soy inocente", declaró ante los medios.

Luego de pasar 23 días detenida por el crimen de Fernando Pérez Algaba, el empresario que fue hallado descuartizado en un arroyo de Ingeniero Budge, Nicol Chamorro recuperó su libertad este viernes por la tarde.

«Agradezco a la Justicia, a los medios y a quienes estuvieron conmigo, como mis abogados», comentó la mujer tras, después de ser liberada. Aseguró que «no sabía por qué estaba detenida» y que fue a través de los letrados que se enteró de la causa.

«Les agradezco a todos por estar conmigo y ver que realmente soy inocente desde el primer momento”, agregó y explicó que no declaró ante la Justicia, ya que desconocía la razón por la que había sido apresada. «Ahora quiero respirar aire, estar tranquila y más fuerte«, relató, ante los medios.

Chamorro, quien era una de las detenidas por el crimen, consideró que «estos 23 días fueron difíciles«, aunque valoró la contención de «mis amigos, mis sobrinos y dos de mis hermanas». «Gracias a Dios que se hizo justicia«, finalizó.

La Justicia tomó esta decisión tras el pedido del fiscal Marcelo Domínguez, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Lomas de Zamora, quien más temprano había solicitado su “inmediata libertad”.


Detuvieron al último prófugo por el crimen del empresario descuartizado en Budge


El crimen del empresario descuartizado sumó un nuevo capítulo, este jueves la policía logró detener al último de los sospechosos. Se trata de un amigo Fernando Pérez Algaba (41), contra quien se había librado una orden de captura internacional.

Nahuel Sebastián Vargas (43) fue arrestado en Castelar tras un allanamiento ordenado por la UFI N° 5 de Lomas de Zamora. El hombre se estaba escondiendo en la casa de su mamá.

Uno de los detenidos por el crimen de “Lechuga” declaró que los acusados Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas llegaron a su casa de Budge con el cadáver ya descuartizado y embolsado, y que él les dio la valija para que colocaran los restos, que fueron hallados días después un arroyo de la zona.

Con información de TN y NA

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios