Llevaron al preso equivocado en Roca para una audiencia de Bariloche y pidió chocolates al juez por la confusión

El insólito episodio ocurrió ayer en la formulación de cargos por una causa de estafas y asociación ilícita. El principal acusado está detenido en el Penal 2 del Alto Valle y debía participar por Zoom de la citación judicial.

Una insólita situación se produjo ayer en una audiencia de formulación de cargos por una causa de estafas en Bariloche, cuando el juez y los funcionarios judiciales advirtieron que el preso que se posó delante de la pantalla de Zoom desde Roca, no era el imputado, sino otro interno que tenía el mismo nombre.

El acusado es Walter David González que está preso en el Penal 2 de Roca y fue citado a la audiencia para formulación de cargos por los delitos de estafa y asociación ilícita, por comandar una banda que organizaba el llamado “cuento del tío” para engañar a personas de otras provincias.

El detenido debía ser trasladado a los Tribunales de Roca, mediante gestión de la Oficina Judicial de esa ciudad, para seguir la audiencia por Zoom, en una sala especial y bajo custodia.

En Bariloche, en la sala 1 del edificio Pilmayquén, estaba todo preparado con la pantalla que podía visualizar el juez Juan Pablo Laurence y una decena de mujeres en el sector de los acusados, que también están involucradas en la causa.

Cuando el rostro de un hombre apareció en la pantalla, muchas de las mujeres comenzaron a reir y realizarse comentarios al oído. El juez saludó al presunto acusado y antes de dar inicio formal a la audiencia (y grabarla) le piden sus datos. Allí un empleado de la Oficina Judicial de Bariloche advierte que a pesar de que el primer nombre y el apellido, Walter González, coincidía, el segundo nombre era distinto y el número de documento también.

El detenido de Roca rápidamente le aclaró: “Yo no tengo nada que ver con las estafas en Bariloche”. El juez Laurence pidió explicar la situación y el empleado judicial solicitó rápidamente hablar con su par que se encontraba en Roca, en la misma sala del detenido. Un cruce veloz de información determinó que se habían equivocado de preso.

Mientras tanto, entre las risas en la sala de Bariloche, que también se le escaparon al magistrado, el detenido desde la pantalla le pidió al juez que le “mande una cajita de chocolate en rama” por la confusión.

Paralelamente el abogado defensor del «verdadero imputado» en esta causa, por teléfono dialogaba con su detenido que le avisaba que seguía en al celda y no lo habían ido a buscar.

Laurence dispuso un cuarto intermedio y pidió que de manera inmediata se disponga en Roca ir a buscar a la persona indicada al Penal 2. Finalmente, 20 minutos más tarde, se retomó la audiencia y se procedió a la formulación de cargos ya con el preso indicado.

Se desconoce si la confusión se debió a una equivocación de los funcionarios judiciales y penitenciarios, o fue una astucia de los detenidos que llevan el mismo nombre.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora