Megacausa por imágenes de abuso sexual: quieren revisar las redes del sospechoso de Cipolletti

Se fijó un audiencia para la semana que viene. Los informáticos del Poder Judicial de Río Negro se encargarán de analizar los dispositivos secuestrados en la vivienda cipoleña.





Cuando la policía de Cipolletti entró al departamento de la calle La Esmeralda se encontró con una habitación llena de tecnología. Nadie conoce hasta ahora el contenido de esos dispositivos ya que solo se pueden examinar con una orden judicial. Este lunes habrá una audiencia para debatir la “apertura” de teléfonos celulares, pendrives, computadoras y discos rígidos. La jueza que interviene deberá autorizar la revisión de las redes sociales.


La policía que hizo el allanamiento el martes 15 de noviembre admitió que el lugar era extraño. El inmueble se compone por una primera vivienda en la que reside una mujer mayor y un departamento en el fondo, aunque ambas propiedades tienen conexión interna. En una habitación de ese departamento se hallaron 17 dispositivos electrónicos desde notebooks hasta routers para conectarse a internet.


La fiscalía de Cipolletti venía trabajando el caso desde mediados de junio cuando les llegó la alerta desde Buenos Aires. Es más, había dos direcciones electrónicas IP identificadas pero la Brigada de Investigaciones hizo un trabajo de campo previo y corroboró que ese número digital que reportan las compañías de internet no se correspondía con el lugar físico, ya que allí solo había una obra en construcción. Eugenia Vallejos es la fiscal a cargo de la investigación.


En la dirección que se correspondía con el departamento de la calle La Esmeralda identificaron a Jose María Álvarez, de unos 35 años. A diferencia del periodista roquense Emiliano Gatti, Álvarez no estuvo nunca detenido y la policía solo se limitó a informarle la orden de allanamiento y secuestro de la jueza de garantías Rita Lucía. Álvarez designó a la abogada Meliza Pozzer, del estudio del exfiscal neuquino Ricardo Mendaña.


Tres días después del allanamiento, Vallejos solicitó la apertura de 17 dispositivos (notebooks, CPU, celulares y routers). Fuentes que litigan en el fuero penal explicaron que se trata de un trámite que se realiza por audiencia, como casi todas las instancias del proceso. Es equivalente a la solicitud de una cámara Gesell o a una rueda de reconocimiento. La fiscalía solicita la apertura, la Oficina Judicial fija audiencia y notifica a la defensa.


Este lunes a las 9 de la mañana es el día previsto para que Vallejos y el sospechoso Álvarez se conozcan los rostros. Las mismas fuentes admitieron que será una audiencia bien técnica en la que solo se van a enumerar los dispositivos secuestrados.


Servirá para pedir autorización a la jueza Rita Lucia para que los ingenieros informáticos de la Oficina de Investigación de Telecomunicaciones y los del Departamento de Informática Forense puedan geolocalizar los movimientos durante el periodo de interés de la investigación y obtener el contenido de los registros de llamadas, de los mensajes de texto, conversaciones de aplicaciones instaladas y archivos multimedia (audios, fotos y videos) con contenido de imágenes de abuso sexual infantil.


El mismo Departamento de Informática tiene la posibilidad de recuperar archivos borrados, se informó. La jueza también deberá autorizar el acceso y extracción de información de cuentas de Whatsapp, Facebook, Google e Instagram.


Audiencia pública



No se conoce sí en Roca se realizó este mismo trámite ya que todo el proceso, por decisión del juez Julio Martínez Vivot, fue por audiencias cerradas, es decir sin la participación de periodistas. En Cipolletti se adelantó que aplicarán el protocolo del Superior Tribunal de Justicia y en principio la audiencia será pública. Las partes pueden solicitar que cierren la audiencia y en ese caso deberá resolverlo la jueza.

A pesar de formar parte del mismo sistema, la política comunicacional de las circunscripciones fue distinta: mientras que en Bariloche fue todo abierto y público, en Roca no permitieron el ingreso de la prensa con la excusa de que había menores víctimas. Sin embargo, horas después de la primera audiencia la fiscal Belén Calarco, hoy removida del legajo, dio todos detalles del proceso a un medio de Neuquén. Esa decisión unilateral le generó un alto costo.

Es que inmediatamente el fiscal general Fabricio Brogna, que también había salido a atender medios de forma discrecional, designó a la fiscal jefa Teresa Giuffrida a cargo de la investigación. Los argumentos esgrimidos fueron otros, pero claramente estuvo relacionado con las declaraciones de la funcionaria. Todo indica que las audiencias por el este caso en Cipolletti seguirán los pasos de Bariloche.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Megacausa por imágenes de abuso sexual: quieren revisar las redes del sospechoso de Cipolletti