Por qué la estrategia de los rugbiers comenzaría a resquebrajarse, tras la declaración de Luciano Pertossi

Discusiones entre los acusados y un testimonio que generó asombro, ese fue el saldo de la novena jornada del juicio por Fernando Báez Sosa. Qué podría suceder con los planes del abogado defensor Hugo Tomei ante este nuevo escenario.

La declaración de Luciano Pertossi en medio de la novena audiencia del juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa, sorprendió a propios y ajenos. Aunque la defensa sostuvo ante la prensa que fue algo «totalmente espontáneo», ¿podría significar el inicio de la ruptura de la estrategia judicial en bloque?

Lo primero que intentó Hugo Tomei al aceptar la representación de los ocho imputados fue «patear la pelota afuera». En la jornada inicial del juicio presentó dos pedidos de nulidad del proceso, que el tribunal rechazó.

El letrado sugirió en varias oportunidades que la Policía Bonaerense cometió irregularidades, insinuó lo mismo del equipo forense que analizó los celulares de los imputados y de la propia fiscalía.

Pese a sus fallidos intentos, nadie puede acusar a Tomei por utilizar la estrategia de «reducción de daños» que viene llevando adelante. En definitiva, y más allá de la profunda condena social que ya recibieron los rugbiers, la habilidad de un penalista se mide por su capacidad de bajar al máximo posible la condena de un cliente que tiene todas las pruebas en contra.

Y este es el caso de los agresores de Fernando. En ese sentido, y quizás como muestra, valga contar que, entre los casos que le tocaron en sus veinte años como abogado, Tomei consiguió que un policía acusado de gatillo fácil zafara de la cárcel.

Se trata de Elio Daniel Pintos declarado culpable por el Tribunal de Campana. El juicio probó un exceso en las funciones del agente ya que en la persecución disparó un tiro mortal que costó la vida de Fernando Duarte, un joven de 15 años, en 2012. La pena impuesta al policía fue de dos años de ejecución en suspenso, por lo cual Pintos fue apartado de la fuerza, pero no fue preso.

Por lo que quizás es más cuestionado Tomei es por decisión de evitar que los rugbiers hablen sobre lo sucedido en el boliche Le Brique de Villa Gesell, e incluso, por el uso de los barbijos que a partir del sexto día de juicio dejaron de lado. “Es una cuestión de protocolo” se excusó siempre el letrado.

Hay versiones periodísticas que indican que por el momento el silencio entre los acusados se mantiene no tanto por un acto machista, sino como parte de la estrategia judicial y económica de Tomei. Uno para todos y todos para uno.

Aunque el clima de convivencia no pasaría por su mejor momento. Según difundió el canal de noticias TN, los acusados habrían tenido una fuerte discusión instantes antes de que Pertossi declarara esta mañana en el juicio. «No llegó a ser una pelea, pero hubo una charla fuerte entre los acusados dentro del penal y se notó bien quiénes estaban complicados y quiénes no”, dijo la periodista Paula Bernini al aire.

Se trata de la segunda pelea en una semana, lo que acrecentaría los rumores del temor a una condena perpetua también para aquellos que tuvieron un rol más secundario en el hecho. Tampoco el testimonio de Luciano Pertossi contribuyó a silenciar voces.

Restará tiempo para saber sí finalmente las individuales se darán paso por sobre la estrategia en bloque. Por lo pronto el “pacto de silencio” parece resquebrajarse.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios