Rafael Nahuel: para la querella, en la inspección de Villa Mascardi se probó que “fue una cacería”

"Los integrantes de la comunidad son perseguidos a los tiros más o menos 200 metros", dijo uno de los abogados. Destacaron la utilidad de la diligencia judicial realizada este martes en el predio donde murió el joven mapuche en 2017.

Para nosotros fue una cacería de un grupo especial armado”, sostuvo el abogado Ezequiel Palavecino, que representa junto a Rubén Marigo, a los padres de la víctima, que son querellantes en la causa por el homicidio de Rafael Nahuel, tras la inspección ocular que se realizó ayer en Villa Mascardi.

Por eso, dijo que plantearán que se trató de un homicidio agravado y no como sostiene la acusación fiscal, que es un homicidio agravado por la utilización de armas de fuego cometido con exceso en la legítima defensa.

Destacó la inspección ocular porque “estuvo muy bien. Los testigos corroboraron lo que se escuchó en el debate”. Dijo que fue una diligencia “clarificadora”.

Palavecino afirmó que es prácticamente imposible por la vegetación que hay en el lugar que se genere la emboscada por parte de un grupo de jóvenes mapuches, como afirmaron los albatros acusados. Dijo que tampoco es posible que hayan sufrido un ataque con boleadoras, como afirmaron, por el entorno natural.

Dijo que por las características de ese sitio “es imposible que se hayan sentido amenazados” los albatros acusados y recordó que no se encontró ningún arma en poder de los jóvenes mapuches.

Un cordón policial impedía ayer el acceso al predio donde se realizó la inspección ocular. Hubo reclamos de mujeres mapuches. Foto: Chino Leiva

“La coincidencia es total con el relato de las víctimas”, enfatizó el abogado por la querella.

Diario RÍO NEGRO no pudo dialogar con las defensoras de los imputados como para conocer su punto de vista sobre la diligencia que se hizo este martes en Villa Mascardi.

El abogado Sebastián Feudal, de la APDH Bariloche, que es querellante en la causa, valoró que los jueces y funcionarios judiciales hayan ido “al territorio mapuche y si bien había seguridad, los integrantes de la comunidad sintieron suficiente confianza para moverse libremente y poder declarar con confianza y libremente”.

También, destacó que quedó “muy claro la lejanía de donde muró Rafael con el predio que había sido desalojada” la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu el 23 de noviembre de 2017. El predio pertenece a la Administración de Parques Nacionales y dos días después de que la comunidad haya sido expulsada, ocurrió el homicidio de Nahuel.

Mujeres mapuches reclamaron ingresar al rewe de Villa Mascardi y finalmente accedieron cuando se realizaba la inspección judicial. Foto: Chino Leiva

Feudal explicó que el sitio donde ocurrió el hecho “es realmente una picada con mucha pendiente, un camino de montaña angosto, donde todas las versiones de movimientos tácticos de la comunidad son absolutamente imposibles, nada más una teoría defensiva”.

“Las marcas que habían referido (los imputados) son marcas de Parques Nacionales y los tres testigos de la comunidad Johana Colhuan, Fausto Jones Huala y Lautaro González describieron con sumo detalle, en el lugar de los hechos, donde recibieron los disparos, Johana y Rafael exactamente el lugar”, enfatizó Feudal.

“Se pudo apreciar el lugar y de dónde se efectuó ese disparo porque por el GPS se ubicaron las primeras vainas”, explicó.

“La diligencia fue muy prolijamente dirigida por (el juez) Alejandro Silva”, indicó Feudal. Junto a Silva estuvieron los jueces del tribunal oral federal de Roca Simón Bracco y Pablo Diaz Lacava. Los tres magistrados junto con funcionarios judiciales viajaron desde el Alto Valle de Río Negro hasta Villa Mascardi.

La verdad que fue una diligencia muy útil para despejar las pocas dudas que quedaban”, aseveró Feudal.

“Ha quedado perfectamente establecido que no hubo ningún enfrentamiento, que se encuentran integrantes de la comunidad descendiendo”, señaló.

Los integrantes de la comunidad son perseguidos a los tiros más o menos 200 metros hasta que impacta primero en Coña, que los últimos metros los corrió herido, y luego impacta en Rafael Nahuel y finalmente en Johana”, indicó el querellante.

“Al advertir que habían gravemente heridos a varios cesaron los disparos y descendieron”, explicó.

“Quedó claro que no hay disparos descendiendo, como ellos (por los imputados) habían declarado y que los disparos son todos ascendiendo y cesan en el momento que advierten que habían herido a tres personas”, observó Feudal.

Dijo que son unos 300 metros de persecución y estimó en unos 20 metros la distancia de las vainas de donde le dispararon a Rafael nos 20 metros.

Recordó que en la inspección anterior (que se hizo a principios de diciembre de 207) “no se sabía en qué lugar geográfico había recibido el disparo Rafael y Johana. Ahora se puede hacer esta deducción”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios