Caso Facundo Bargiela: se viene una definición clave en la causa por el homicidio a sangre fría en Bariloche

El juez Juan Pablo Laurence informará este lunes si admite los cargos que el fiscal formuló contra dos de los imputados como coautores del homicidio agravado del excampeón argentino y sudamericano de Jiui Jitsu y autoriza avanzar con la investigación o si anula todo lo hecho hasta ahora por la fiscalía, como pidieron los defensores.

El juez Juan Pablo Laurence tiene la llave para abrir la puerta que le permita al fiscal César Lanfranchi avanzar con la investigación preparatoria del crimen a sangre fría de Facundo Nicolás Bargiela. Se trata de un caso complejo, que ha originado todo tipo de especulaciones.

Laurence informará este lunes, a partir de las 10, cuando se reanude la sesión que pasó a cuarto intermedio el viernes, si admite los cargos que el fiscal formuló en la audiencia del viernes contra Jonathan Rabinovici y Santiago Figueroa como coautores del homicidio agravado de Bargiela o si hace lugar a los planteos de nulidad de todo lo hecho por la fiscalía hasta el momento en relación a los imputados, como lo plantearon los defensores.

El defensor particular Luciano Magaldi, que asiste a Rabinovici, y las defensoras oficiales Paola del Río y Yamila Saidt (adjunta), que lo hacen con Figueroa, advirtieron que la fiscalía en su afán de avanzar con rapidez en la búsqueda de los autores del crimen vulneró garantías constitucionales de los imputados.

Por eso, pidieron a Laurence que declare ilegal la detención de los imputados. Advirtieron que la fiscalía utilizó las declaraciones que lRavinovici y Figueroa brindaron en la subcomisaría 80 como testigos, sin que se les informara que estaban sospechados del homicidio, para después incriminarlos.

Señalaron que nunca estuvieron asistidos por un defensor en esos interrogatorios. Solicitaron la nulidad de la entrega de los celulares que los imputados hicieron en la unidad policial. Y que recuperen la libertad.

El fiscal le pidió al juez que rechace todos los planteos y que permita avanzar con la investigación preparatoria para esclarecer el crimen que ocurrió entre la noche del domingo 7 de abril y la mañana del martes 9 de abril último.

Mientras, los imputados siguen privados de la libertad porque sus defensores acordaron con la fiscalía prorrogar la detención hasta este lunes.


Un caso que se originó tras la desaparición de Bargiela


El caso comenzó con la denuncia por la desaparición de Bargiela que hicieron el lunes pasado familiares en la Policía. Señalaron que el hombre, de 36 años, padre de dos chicos, había salido la noche del domingo 7 de abril del domicilio de su novia con la promesa de regresar a cenar y nunca retornó.

La fiscalía y policías de la Brigada de Investigaciones fueron en busca de sus amigos para conseguir información sobre el paradero del hombre. Por eso, Lanfranchi explicó que Rabinovici y Figueroa fueron citados a declarar como testigos. Con el paso de las horas y las evidencias que los investigadores recolectaban pasaron a ser sospechosos de encubrimiento y a partir del hallazgo del cadáver, que ocurrió el martes por la mañana en cercanías de la ruta de Circunvalación en las afueras de Bariloche, se convirtieron en imputados.

Explicó que las sospechas apuntaron hacia ellos por la información que brindaron las cámaras de seguridad, los informes de la Oitel con las llamadas que hicieron a la víctima y otras evidencias.

Por eso, Lanfranchi pretende atribuirles a los dos imputados haber sido coautores del homicidio de Bargiela, agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, cometido con alevosía y mediante el uso de arma de fuego.

Dos mujeres que recolectaban rosa mosqueta hallaron el martes pasado el cadáver de Facundo Bargiela en cercanías de la ruta de Circunvalación, en las afueras de Bariloche. (foto archivo de Marcelo Martínez).

El plan criminal


Según la teoría de la fiscalía, hubo un plan criminal para asesinar a Bargiela. Lanfranchi atribuyó a Carlos Gustavo Bracamonte haber sido el “ideólogo” del plan. Por eso, le formuló cargos el jueves como partícipe necesario del homicidio.

Laurence admitió esa acusación, que se sustentó con evidencias similares con las que la Lanfranchi sostuvo la formulación de cargos contra Rabinovici y Figueroa. El juez le impuso cuatro meses de prisión preventiva que cumplirá de manera domiciliaria, con una tobillera electrónica, por su condición de paciente oncológico tras un acuerdo entre la defensa particular del acusado y la fiscalía.


Los últimos minutos con vida de Bargiela


Lanfranchi relató en la audiencia del viernes que Bracamonte y Figueroa llamaron la noche del 7 de abril a Bargiela y le pidieron verlo en Quaglia casi avenida 12 de Octubre. Se desconoce cuál fue el motivo de ese encuentro.

La fiscalía dijo que pasaron a buscarlo a las 22.30 en Chevrolet Onix Plus, blanco, con vidrios polarizados. Bargiela subió al auto y se ubicó en la butaca del acompañante.

Destacó que había una relación de confianza. Todos se conocían. Es más Rabinovici era amigo inseparable de la víctima. Además, Bargiela, Rabinovici y Bracamonte eran socios en sospechosos negocios inmobiliarios en Bariloche. Y Figueroa es cuñado de Rabinovici.

Por eso, Bargiela no dudó en subir al auto. No tenía por qué sospechar que lo conducían a su muerte. La fiscalía sospecha que en el auto iban tres personas y en la avenida Esandi, en cercanías de la calle Luis Beltrán, se subió una cuarta persona que se sentó en el asiento trasero detrás del conductor.

La investigación tiene que establecer quién de los tres imputados: Rabinovici, Figueroa o Julio Argentino Torres, que fue detenido el jueves por la tarde y será acusado mañana, se subió en ese lugar.


Una ejecución por la espalda


Por lo pronto, la fiscalía sostiene que los cuatro siguieron en el auto por Esandi y uno de los ocupantes que iba en el asiento trasero efectuó el tiro en la nuca de Bargiela que lo mató. Además, le dieron una golpiza y arrojaron el cuerpo en la zona donde lo hallaron el martes.

El crimen a sangre fría de Facundo Bargiela conmocionó a la población de Bariloche. La frialdad de la ejecución sorprende a los investigadores.

Bargiela medía casi un metro noventa, pesaba alrededor de cien kilos y, sobre todo, había sido campeón nacional y sudamericano de Jiu Jitsu. Además, desde hace tiempo andaba armado, confiaron fuentes judiciales. Junto al cadáver hallaron una pistola calibre 380, cargada, que no utilizó.

Sospechan que la ejecución se hizo en el auto, cuyo trayecto quedó registrado en cámaras de seguridad de la municipalidad y particulares. Pero el vehículo desapareció hasta el momento no lo encontraron.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora