La boda continúa con cena y fiesta en tradicional palacio Buckingham

Después de un descanso de dos horas, el príncipe Guillermo y su esposa Catalina continuaron hoy los festejos de su boda con una fiesta en el Palacio de Buckingham.

Los recién casados viajaron el viernes por la noche desde la cercana residencia de Clarence House al palacio de Buckingham. Kate cambió el vestido de novia por un vestido de noche blanco con los hombros al descubierto, diseñado también por Sarah Burton para la casa de Alexander McQueen.

“Estoy contenta de que no falló el clima”, dijo Catalina, nueva duquesa de Cambridge. “Tuvimos un día maravilloso”.

El vestido de noche de Catalina es de satén blanco y tiene diamantes bordados en la cintura. El vestido es similar al de bodas, pero en vez del encaje que lució sobre los hombros durante la ceremonia religiosa, este deja los hombros al descubierto. La falda es amplia y con vuelo. William cambió el uniforme por un esmoquin, al igual que su padre, Carlos. Su esposa, Camila, eligió para la noche un largo vestido azul.

A la cena, en la que al final habrá baile, hay invitados 300 miembros de la familia y amigos cercanos. El anfitrión es el padre de Guillermo, el príncipe Carlos.

No participan de la cena los abuelos de Guillermo, la reina Isabel II y el príncipe Felipe. La monarca de 85 años y su esposo de 89 se despidieron después de la boda en la abadía de Westminster y la posterior recepción en el palacio de Buckingham y regresaron a su residencia en el castillo de Windsor. En Internet circulaban rumores según los cuales la reina estaba en desacuerdo con la fiesta con música bailable en el palacio. Oficialmente no hubo comentarios al respecto.

El programa exacto de la fiesta privada sigue siendo secreto. Sin embargo, el momento más esperado es el discurso del testigo de la boda, Harry, de 26 años, hermano del príncipe Guillermo. El discurso probablemente contenga anécdotas y chistes. Tradicionalmente, el padre de la novia también suele dar un discurso. Además, al parecer, Harry organizó un desayuno para la mañana, después de la fiesta.

Hay versiones según las cuales la fiesta en el tradicional palacio de Buckingham incluirá bolas de espejos en los techos y un DJ.

Mientras, los cerca de un millón de personas que inundaron el centro de Londres seguían festejando en las calles. En las plazas centrales como Trafalgar Square había ánimo festivo hasta la noche. Muchos pubs organizaron fiestas bajo lemas como “La realeza en los 80”.

Algunos fans se animaron incluso a pasar una noche más a la intemperie para poder echar mañana un nuevo vistazo a los recién casados. Catalina y Guillermo pasarán la noche en Buckingham, por lo que se calcula que quizá se los pueda volver a ver mañana temprano nuevamente.

DPA.-

La flamante pareja se dirige al palacio de Buckingham


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios