Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

La caminera de Río Colorado no tiene móvil para los controles

El viejo edificio está inhabilitado. Se desempeñan en una garita a la vera de la ruta. No tienen gas ni auto para hacer controles en las rutas.



Las garitas, pegadas a la ruta, fue levantada en un lugar riesgoso.

El puesto de Seguridad Vial de Río Colorado no tiene un móvil para trabajar en los controles en las rutas ni gas para calefaccionar al personal que allí se desempeña.

Incluso, las garitas construidas por Vialidad Nacional, pegadas a la banquina, no contarían con la autorización correspondiente para funcionar en ese lugar.

Por estos días, el personal de servicio trabaja bajo las heladas, calefaccionándose con pequeños equipos eléctricos que cedió la comuna y con una estufa a leña.

A causa de gripes y resfríos, varios agentes presentaron certificados médicos en los últimos días.

El problema comenzó a generarse luego que semanas atrás Camuzzi Gas retiró los medidores que estaban instalados en un antiguo edificio de la unidad, que llevaba mas de una década en estado precario. Ahora lo están demoliendo para ubicar un estacionamiento de lo que será la futura oficina turística que construye la provincia de Río Negro.

Desde hace unos años el actual puesto que levantaron los mismos agentes en la banquina de la ruta contaba con una conexión que permitía llevar el suministro de gas a los calefactores y a la cocina.

La empresa distribuidora no permite nuevas conexiones de gas porque la edificación no está habilitada reglamentariamente.

Incluso las oficinas administrativas de la Caminera llevan más de cuatro años en pleno centro de la ciudad, en cercanías de la Unidad Once y la municipalidad, donde funcionaba antiguamente el casino policial que fue reacondicionado para el trabajo del personal.

En contraste, en el portal de ingreso a la Patagonia por Ruta 22 no existe un edificio acorde para el trabajo diario.

A inicios de este año el móvil Ford Focus sufrió roturas insalvables en su parte mecánica y el motor debe ser reparado por completo.

La situación obligó a poner en funcionamiento otro móvil, un Fiat Siena que no estaba apto para circular en la ruta, según señalaban los informes mecánicos. Meses más tarde terminó de averiarse.

Por largo tiempo no se pudieron realizar los controles en las rutas, incluso el personal de turno debió acudir a algunos accidentes de tránsito dentro de la jurisdicción, “haciendo dedo”, en autos y camiones que los acercaron para llegar a los hechos y en otras ocasiones llegaron por la colaboración de la Comisaría.

Tras muchos reclamos, hace unos días desafectaron uno de los móviles que tenía la Unidad Once para cedérselo al Cuerpo de Seguridad Vial, hasta que resuelvan las falencias.


Comentarios


La caminera de Río Colorado no tiene móvil para los controles