La devaluación presionó sobre el precio de los combustibles

La depreciación de la moneda local y el recupero del precio internacional del petróleo reactivaron la discusión. Hay consenso entre el gobierno nacional y las autoridades de YPF, pero no hay fecha de aumento.




El aumento está consensuado entre el gobierno nacional y la petrolera, pero aún no tiene fecha. (foto: Juan Thomes)

El aumento está consensuado entre el gobierno nacional y la petrolera, pero aún no tiene fecha. (foto: Juan Thomes)

Hace unas semanas volvió a entrar en agenda el congelamiento de los combustibles y dejó la puerta abierta para una posible suba en los precios de los surtidores. El lento pero progresivo recupero del precio internacional del petróleo y la devaluación de la moneda local son dos factores que presionaron sobre el valor actual de los productos refinados y son algunos de los argumentos por los que se reactivó la discusión. 

La versión oficial es que el tema está efectivamente bajo discusión y que hay consenso entre el gobierno nacional y las autoridades de la petrolera de bandera –que controla ampliamente el mercado de venta de combustibles- en la necesidad de una suba, pero “se entiende” la sensibilidad del momento, por lo que no se haría vigente inmediatamente.   

Para entender un poco más cuáles son las razones que reactivaron la discusión vale recordar que, en agosto del año pasado, el Estado intervino en el precio de los combustibles y en diciembre fue la última vez que aumentaron. En ese período y hasta la fecha hubo un nivel inflacionario sostenido y una constante devaluación del peso que agudizó aún más el congelamiento de precios.  

Sin embargo, a partir de finales de marzo y hasta mediados de junio, el congelamiento jugó a favor las petroleras integradas como YPF, Pan American Energy (PAE) y Shell que les permitió transitar esos meses con un precio superior a la paridad de importación al no haber bajado el precio.  

Estos meses fueron los únicos que permitieron cortar la racha de más de un año de tener el valor en los surtidores por debajo de la paridad de importación. Vale señalar que esto no se tradujo directamente en ganancias teniendo en cuenta que el consumo de combustibles en ese mismo período cayó un más de 70% por el avance de la pandemia. 

En la presentación de resultados, el CEO de YPF, Sergio Affronti, afirmó que la compañía registró un gap positivo de los precios locales comparados con los de la paridad de importación, una situación similar al resto de las integradas. Sin embargo, confirmó: “Eso ha cambiado recientemente debido al aumento de los precios internacionales y a la reducción de los precios equivalentes en dólares a nivel local debido a la depreciación de la moneda”. 

El precio de los surtidores es una de las principales vías de ingresos que tienen las petroleras integradas y que, de una u otra manera, condiciona su capacidad productiva. En el caso de YPF que no tiene activos en otro lugar del mundo y que tiene sus inversiones 100% orientadas en Argentina el congelamiento no solo afecta a su nivel de recaudación sino también se traduce en menos dinero para volcar en los pozos. 


Comentarios


La devaluación presionó sobre el precio de los combustibles