“La encuesta que Odarda no paga”



Las últimas semanas se han marcado políticamente y contextualizado a la elección provincial en base a datos, algunos sin asidero y visiblemente tendenciosos hacia dos de los tres protagonistas del trascendental acontecimiento. Por un lado, podemos recordar los 15 puntos que ostenta tener Miguel Pichetto sobre el actual gobernador de la provincia de Río Negro y que deja apenas atrás a la senadora Magdalena Odarda. Por el otro lado, una perspectiva totalmente diferente viene de la mano del oficialismo provincial, en la que es Weretilneck el ganador de una ansiada y premeditada “elección polarizada” según el gusto, requerimiento y necesidad de Alberto; en la que éste se ubica 5 puntos arriba de Miguel, dejando a Odarda más atrás aun que en el primer sondeo, simbólicamente menoscabando el arduo trabajo que Magdalena realiza desde hace más de 10 años para la provincia desde los lugares que le ha tocado participar. Ambas miradas peyorativas hacia la prestigiosa referente rionegrina y nacional no hacen más que dejar al descubierto una realidad temida por parte de ambos contrincantes electorales. Odarda sabe bien –y por eso su postura ante quienes la buscan como aliada política– que está muy por encima de lo que estos “orquestados” resultados arrojan. Cualquiera de nosotros podemos apreciar con quienes dialogamos que es en Magdalena donde está puesta toda la expectativa con ánimos, de adeptos e independientes, de que su triunfo finalmente se lleve a cabo. También surge en cualquier conversación –y lamentablemente para quienes esperamos su gobernación no es un detalle menor– todo el despilfarro de dinero con el cual cuentan los caballeros en esta encrucijada, del cual ya se siente el uso y abuso, sobre todo depositado en algunos medios de comunicación y en quienes desde allí operan. Para contrarrestar la fuerza económica, la senadora tendrá en su haber sobradas cartas para jugarlas en su debido momento, basadas en todos estos años de aportes en cuanto a la construcción y búsqueda de la justicia en diferentes ámbitos: la permanente defensa del trabajador y sus derechos, la concientización e instalación del tema medioambiente y su accionar al respecto –asunto al que siempre se le restó importancia y hoy claramente se lo considera como uno de los aspectos de mayor preocupación en cualquier población–; la defensa de la soberanía territorial en la que, por mencionar alguna de sus destacadas participaciones, podemos recordar su épica e incansable lucha por el acceso al lago Escondido, en manos del poderoso inglés Joe Lewis; su apuesta constante durante su primer año y en el comienzo del actual al posicionamiento en el sanado del país, de los problemas y luchas patagónicas actuales e históricas, las cuales antes no tenían espacio ni repercusión porque su presencia era prácticamente nula –quienes de ello se tendrían que haber ocupado en los años anteriores sólo se abocaban a rendirle pleitesías a la presidenta de la Nación, dejando acéfala la representación rionegrina en el Congreso–. Para concluir doy mi parecer, que es la percepción de un clima de superación, un ambiente donde la rotura estructural y la madurez política prevalecieron en las últimas semanas en pos del bienestar para todos nosotros. Ese sentimiento es la encuesta que Magdalena tiene y no paga. Sólo quedará en nuestra voluntad aprovechar estos gestos históricos y necesarios ante la urgencia de la salud de nuestra provincia, salvémosla. Nicolás Ariel Abelleira Tapia DNI 32.049.598 Viedma

Nicolás Ariel Abelleira Tapia DNI 32.049.598 Viedma


Comentarios


“La encuesta que Odarda no paga”