La enorme cadena solidaria para cumplir el sueño de los 15 de Mery

El esfuerzo y la entrega de muchos se conjugaron para que Mery, una chica de Barrio nuevo, pudiera tener su festejo. Veinte emprendedores roquenses que donaron su trabajo y la historia de la familia que se ganó el premio y celebró el sábado pasado.



“Cree en Dios y todo será posible” reza el único cuadro que tiene el comedor de la casa, en el extremo norte de barrio Nuevo.
Allí viven don Adolfo Saez, su esposa Romina Gutiérrez, Jazmín (6) y Mary Brisa (15).
Cada ladrillo puesto en esas paredes llevan las huellas de Adolfo y de Romina.
Cuando adquirieron el terreno, el barrio apenas comenzaba a levantarse con casillas de maderas en medio de grandes espacios desérticos.
Por aquel entonces Mery tenía sólo dos años.
El sueño de los padres fue criarla con valores de honestidad, amor, respeto y sacrificio , pero desde hace más de un año el sueño fue festejarle los 15 años a su primer pimpollo.
Con la venta de tortas fritas, el trabajo de mecánico y de empleada doméstica, ambos comenzaron a ahorrar dinero para ese gran momento que llegaría el 13 de enero de 2019. Pero la tragedia golpeó a su puerta tres meses antes.
Primero fue el abuelo materno, don Delio Gutiérrez que anhelaba como todos ese día mágico y se comprometió a regalarle el vestido a su querida nieta.
Un paro cardíaco le arrebató el sueño. La mala fortuna no quedaría conforme y el papá de Mery comenzó con taquicardia, lo que finalmente derivó en una operación al corazón.
La imposibilidad de generar dinero hizo que los ahorros para la fiesta se destinaran al pago de medicamentos y viajes a Cipolletti, donde fue internado.
El trago amargo final fue la muerte del abuelo paterno, don Adolfo Saez.


La esperanza


Sin dinero y sin ánimo para organizar fiesta, la familia vivió tristes días de fin de año.
El pequeño cartel colgado en la pared parecía no tener sentido, pero nunca fue quitado de allí.
“Un día vimos por Canal 10 que se convocaba a las chicas a anotarse para participar de un sorteo de fiesta de 15 años y decidimos probar suerte”, cuenta Adolfo, todavía convaleciente por la operación.
Mery envió su pedido y dio razones por las cuales creía que merecía ganar, pero debía competir con más de 300 jóvenes. Su número de sorteo fue el 361.
Un día me llamaron y me dijeron que estaba entre las tres primeras opciones. Si ganaba ellos vendrían en caravana hasta mi casa”, cuenta Mery.

Yo tenía miedo que ese día la caravana pasara de largo, porque en el otro barrio había otra chica con posibilidades de ganar. Estuve muy nerviosa. Por suerte ellos vinieron a mi casa y así gané la fiesta soñada”

Mery Brisa

La magia hecha realidad


De allí en más, todos los momentos fueron mágicos.
Probarse vestidos, ir a la peluquería, hacerse las uñas, elegir zapatos. No sólo para ella, sino para toda la familia, ya que fueron varios los comercios que se sumaron a la movida solidaria para que la noche del festejo sea único para todos.
“Estoy muy agradecido con todos los que hicieron posible este sueño. En cuanto a mi hija, estoy orgulloso porque se lo merece. Ella estudia mucho, tiene buenas notas y guarda los valores que le hemos enseñado”, señala con lágrimas en los ojos su papá, que el finde semana pasado celebró los 15 años de su hija.


“Me hicieron sentir una princesa, como en el cuento de Cenicienta. De chica soñé con mi fiesta y pensé que ya no la tendría. Pero todo se hizo realidad”, agrega Mery, que se preparó todo este tiempo para esa noche. Tuvo su sesión de fotos con amigas, grabación del video, prueba de peinado.
Gracias a las buenas acciones de muchas personas el sueño de Mery fue posible.
En la pared de la humilde casa, el cuadro con la frase “Cree en Dios y todo será posible”, tiene más valor que nunca.


"Ganamos mucho más que dinero, fue una caricia al alma”


Desde hace seis años, Carlos Daniel Guajardo tiene un emprendimiento de catering junto a su familia. Prácticamente todos los fines de semana tiene una fiesta que organizar y con eso se gana la vida.


En noviembre del año pasado se le ocurrió que podría hacer una fiesta similar para alguna joven que cumpliese 15 años y no tuviera recursos. No hizo más que exponer esa idea para que varios se prendieran. Yasí nació una convocatoria por redes sociales, donde se invitaba a inscribirse a todas aquellas chicas que quisieran tener una “fiesta soñada”.


En enero de este año, Camila organizaba su cumpleaños, cuando unos ladrones ingresaron a su casa, robando gran parte de lo que tenía preparado. Carlos y muchos otros comercios se sumaron a una cruzada solidaria que derivó en el festejo de Camila. “Creo que esa fue una prueba piloto, porque nos sirvió para llevar adelante nuestro proyecto”, cuenta.
Agrega que cuando largaron la página con la convocatoria se anotaron más de 300 chicas que explicaron los motivos por los cuales consideraban que deberían acceder a tan grande regalo.


“Durante estos meses fuimos visitando a las candidatas y no sólo nos interesaba que no tuvieran recursos, sino ver qué esfuerzo hacían para salir adelante o las calificaciones en el colegio. Leíamos las cartas y llorábamos porque existen historias muy duras. Pero nosotros sólo podíamos elegir a una”, destaca.
Cuando quedaron tres jóvenes, se hizo un sorteo y la ganadora fue Mery Brisa Saez.

“La fiesta fue espectacular y distinta a las demás. En los eventos que hacemos, nunca vemos el detrás de escena. Acá, conocimos a toda la familia. Una fiesta de este tipo sale mucha plata, pero esa noche ganamos mucho más que dinero. Esto fue como una caricia al alma para nosotros”

Carlos Guajardo


Carlos agradeció a todos los comercios y particulares que aportaron algo.
“A varios tuvimos que decirles que ya no necesitábamos más nada porque había de todo. Esperamos repetir esta experiencia para el año próximo regalando una fiesta soñada a otra joven”.


Comentarios


La enorme cadena solidaria para cumplir el sueño de los 15 de Mery