La explosión en Beirut no afectó a la familia Sapag que vive en El Líbano

Cuando se enteró de la explosión en Beirut, Martín Sapag se comunicó con su familia en El Líbano. Comentó que su familia está bien y brindó detalles acerca de cómo es la capital Libanesa





Martín Sapag (Derecha) posa para la foto en el Hospital de Cutral Co y Plaza Huincul. Foto: Archivo.

Martín Sapag (Derecha) posa para la foto en el Hospital de Cutral Co y Plaza Huincul. Foto: Archivo.

Martín Sapag es nieto del ex gobernador Felipe Sapag. El inicio del clan Sapag es de origen Libanés. A principios del siglo XX, una parte de su familia emigró hacia el territorio neuquino y otra parte permaneció allí.  

Al enterarse de la noticia de la explosión de Beirut comenzó a comunicarse con sus familiares directos. “Me dijeron que están todos bien allá”, agregó.  

“Mi bisabuelo (Canaán Sapag) dejó su hermano allá, entonces la línea se dividió allá”, manifestó Sapag. Agregó que tiene primos, tíos, y tíos abuelos en Joünié, que está situada a pocos  kilómetros de Beirut.

Sapag mencionó que la sociedad libanesa está acostumbrada a las explosiones por los constantes bombardeos que han sufrido en su historia. También afirmó que pese a estar rodeados de países con conflictos bélicos, el estilo de vida se percibe con normalidad. Allí fue el núcleo de los movimientos más radicales como el Hezbolá y el Isis.

Un primo le comentó que cuando sienten el ruido de un cohete, mantienen la tranquilidad cuando escuchan un silbido, porque eso les da la certeza de que no va caer en ese lugar. Los católicos tienen rinden culto a vírgenes para que les brinde protección.

El médico del hospital de Cutral Co y Plaza Huincul explicó que El Líbano es diez veces más chico que el territorio de la provincia de Neuquén. Sin embargo es esa extensión de tierra hay 6 millones de habitantes apiñados sobre la costa del mar Mediterráneo. 2 millones  de habitantes son refugiados Sirios.

La cultura está atravesada por cuestiones religiosas. Hay un sector católico con poder que convive con una diversidad de facciones musulmanes.  Los católicos son más fuertes políticamente porque se consideran como fenicios y no árabes. Allí se habla tres idiomas: el libanés, el francés y el inglés. Sapag dijo que tiene familiares que también dominan el español.


Comentarios


La explosión en Beirut no afectó a la familia Sapag que vive en El Líbano