La Feria Artesanal, única e irrepetible, es el centro de atracción 



 Explota en colores, sabores y sonidos. Se multiplica en cada rostro asombrado que admira una obra de arte única e irrepetible. Es la Feria Artesanal de El Bolsón, verdadero centro de atracción turística regional y cita impostergable de los visitantes.

De aquellos pocos puestos instalados a fines de los 70 hasta los mas de 300 que hoy se erigen cada martes, jueves y sábados hay una distancia considerable. Lo que se mantiene es la calidad de cada artesanía y la mística que los primeros feriantes le impusieron al lugar.

Decenas de micros de turismo estacionan en la plaza. De ellos, ávidos de descubrir nuevas sensaciones, miles de turistas descienden buscando “un sombrero de cuero que me dijeron que están baratos”, como acota una porteña o “los sahumerios de jazmín que son para la buena onda” al decir de una jubilada platense.

Hay nombre insoslayables. Mario Alonso con sus tallas, Marina Sicouly con sus cerámicas, el “turco” Salomón y Quique Gómez Urabayén con sus cuchillos, Agustín Porro y sus trabajos en cuero, la verduras orgánicas y ecológicas de Emilio Thalman, las plantas de Amílcar Andreassi, los dulces de Larochette, la repostería de Frida de Negrón o el canadiense Jim, las obras de Caty Bondel. A ellos se suman las fotografías de Juan Carlos Barbeito, las ropas a telar, las esencias del bosque, los cuadros pirograbados, el tarot de Olga y otras tantas expresiones que hacen única a la feria local.

Halagando el orgullo localista, los visitantes coinciden en señalar que “no conocemos otra feria igual en el país. Incluso la de Puerto Montt carece de la variedad y calidad de las artesanías que aquí se exponen”. La mirada desapasionada sobre cada puesto permite darse cuenta que nadie exagera.

La feria ha mantenido sus ideales y principios desde siempre. Por ello, aquellos hippies de otrora hoy han devenido en increíbles artesanos que hacen magia con sus manos en cada trabajo que emprenden.

Queda algún pelo largo o una barba descuidada. Hay cientos de utopías aguardando su realización. Los sueños siguen siendo tan fuertes como siempre. “A pesar de la malaria, vale la pena venir a armar el puesto. Nos bancamos el invierno con bajas ventas, pero el verano nos levanta el ánimo” señalan algunos, mientras sus manos se deslizan acariciando la madera de donde surgirá una obra de arte. (AEB)

Un ambicioso y cristalino plan de gobierno

Le toca comandar los destinos de El Bolsón en el tercer milenio. Por ello, el desafío es doble: hacer crecer a la localidad e insertarla en un nuevo contexto globalizado, donde las reglas de juego cambian en forma constante. El médico Sergio Wisky se enfrenta a cuatro años de trabajo arduo, pero dice que “estoy dispuesto a hacerlo” con toda la confianza que le brinda su experiencia.

Este 74 aniversario de la localidad encuentra al intendente inmerso en un plan ambicioso: lograr la gobernabilidad de la comuna en un marco de total transparencia para ordenar el crecimiento de la localidad, que como mínimo, fue desordenado en los últimos años.

“El Bolsón creció mucho y mal. Hay una imperiosa necesidad de reinventar el gobierno municipal para liderar este crecimiento caótico. Los conflictos que presenta hoy la localidad son porque no hubo un verdadero liderazgo” señala, tras enumerar que “no hubo política activa para el desarrollo turístico, ni para la ecología o el agro. En resumen, no hubo política de Estado durante el período del crecimiento explosivo. El panorama no es halagüeño. Se ha detectado una mayor cantidad de gente con necesidades básicas insatisfechas, con índices altos de hacinamiento, analfabetismo, falta de agua, entre tantas falencias. “Entonces, qué perfil queremos para El Bolsón. Tenemos que convencernos que el único perfil que tenemos es el turístico, luego la producción. Cada ciudadano tiene que saber que El Bolsón es esencialmente turístico y que eso es muy importante para la localidad”, concluyó Sergio Wisky.

El joven intendente de El Bolsón se prepara para enfrentar años difíciles, de trabajo mancomunado en pos del crecimiento. Se lo ve confiado y estima que la localidad “crecerá en orden y a ritmo sostenido”. (AEB)


Comentarios


La Feria Artesanal, única e irrepetible, es el centro de atracción