La observación de aves remonta vuelo

En martes se realiza la apertura de la temporada en la Patagonia. Mirar, respetar el ambiente y disfrutar la naturaleza son las claves de una pasión que atrae cada año a miles de turistas.




Fíofio silbón, ave migratoria que comparten Argentina y Chile.   Fotos gentileza Jorge Traveria

Fíofio silbón, ave migratoria que comparten Argentina y Chile. Fotos gentileza Jorge Traveria

El Fíofio silbón es un pequeño tiránido al que su cresta de color blanco, en el medio de la cabeza, no le resta ternura. Cuando en los bosques patagónicos su silbido rompe el silencio quiere decir que llegó la primavera. Junto a otras aves migratorias es uno de los primeros en volver y, por eso, fue elegida como símbolo para el lanzamiento de la temporada de observación de aves que organiza de manera virtual el COA Cauquén real San Martín de los Andes, desde mañana al sábado.

Jorge Traveria, coordinador del COA, contó que los Clubes de Observadores de Aves están distribuidos en todo el país y dependen de Aves Argentinas. El hombre, que hace 27 años vive en San Martín, es ingeniero electrónico de profesión y ex docente del asentamiento universitario y recordó como su pasión por las aves se lanzó a volar.

“Al principio no sabía nada en absoluto sobre aves pero fui aprendiendo. Vivía en La Plata, me gustaba la fotografía, la biología, pero mi profesión no me lo daba y encontré en esta actividad la manera de unir pasiones”, relató, mientras invitó a todos a las charlas que organizaron. (Ver más abajo).

El Club de Observadores de San Martín de los Andes disfruta de una de sus salidas a la laguna Rosales.

Al poco tiempo de radicarse en la ciudad de la cordillera dos personas de Aves Argentinas dieron una charla en la Laguna Rosales. Con su mujer, que es bióloga, se entusiasmaron. Después tuvieron de compañero al licenciado Horacio Matarazo, mentor y precursor de la observación de aves en Norpatagonia y asistieron a muchos de los cursos que lo fueron metiendo en ese mundo.

Un día de observación de aves comienza a la mañana muy temprano. Hay que ponerse ropa de colores sobrios para no llamar su atención, agarrar una cámara, binoculares, una libreta de campo para hacer el registro y salir. Las aves están ahí afuera, sólo es cuestión de hacer silencio, tener paciencia y abrir bien los ojos. Jorge dice que para hacer esta actividad, no se necesita mucho.

Aunque las salidas sean en grupos, más de tres son multitud. Se hace más difícil coordinar la marcha y llegar a las aves con el mínimo de perturbación.

Destacan lo observadores

Él, prepara los prismáticos, la cámara y sale a que la naturaleza lo sorprenda. “Para un observador, una salida significa ir a cualquier lugar de Patagonia, cerca, lejos, y durante el camino hacer la observación. Es un trabajo azaroso porque no sabemos con que nos vamos a encontrar. De eso se trata, de que nos sorprendan las aves en nuestro caminar”, dijo.

Las bandurritas esteparias suelen estar en la estepa a 30 kilómetros de Junín hacia Zapala, pero Jorge vio una en San Martín.

Siempre está el ansia de encontrarse con alguna especie rara que por alguna cuestión climatológica o de alimento haya buscado nuevos horizontes. En Aves Argentinas, sostienen como un lema, que las aves son buenas indicadoras del estado del ambiente, “pero también nos inspiran y nos alegran con sus formas, vuelos, colores, cantos”.

“Hace poco una bandurrita esteparia estaba en uno de los árboles del Parque Nacional Lanín me sorprendió. Era la primera vez que la veía dentro del casco de la ciudad. Fue una visita fugaz. Generalmente se encuentran más en estepa , a 30 kilómetros de Junín hacia Zapala”, destacó Jorge.

No solo se trata de mirar.

El COA Cauquén real de San Martín se inmiscuye en todo lo que tiene que ver con la conservación de las aves. Entre varias acciones promovieron, junto con la Administración Nacional de Parques y la intendencia del Parque Nacional Lanín, un trabajo de monitoreo de pato de los torrentes qué es un ave emblemática que está en serias dificultades de supervivencia.

A su vez, trabajan generando la base de la RNU (Reserva Natural Urbana) de manera coordinada con todas las organizaciones que se dedican al conservacionismo en Patagonia. Laguna Rosales, es la “niña bonita” del grupo. Por sus márgenes pasan largas horas de observación y trabajan para que sea fuertemente conservada.

Un Rayadito que intenta mirar qué está haciendo el vecino.

En Aves Argentinas son conscientes de que el turismo de observación de aves tiene un gran potencial como herramienta de conservación y brinda una alternativa sustentable a las actividades tradicionales que en general no contemplan la conservación de los ambientes y sus aves.

Prismáticos, guía para identificación de aves, libreta de campo, abrigo, agua, protector solar, repelente y gorra son cosas que no deben faltar.

dicen desde el COA

Argentina actualmente recibe cada año a miles de entusiastas observadores de aves y amantes de la naturaleza que visitan la región, llegan de todo el mundo para conocer las especies y paisajes increíbles y todavía tiene mucho por crecer.

Cachudito pico negro se concentra en busca de comida.

Esto ayuda al conocimiento del patrimonio natural por parte de la población (algo fundamental teniendo en cuenta que conocer es el primer paso para conservar) y brinda una alternativa económica que tiempo atrás hubiera sido impensada.

“Cada año más personas en el país se vuelcan a la actividad y viajan en su tiempo libre a diversos rincones de nuestra geografía, visitando sitios que muchas veces están fuera de los recorridos turísticos convencionales”, concluye Jorge Traveria.

Abre la temporada, lo que hay que saber

Este año el COA Cauquén real San Martín de los Andes es el anfitrión de la XII Apertura de la Temporada de Observación de Aves en Patagonia.
El encuentro se realizará de manera virtual, a través del sitio web https://www.coacauquenrealsmandes.net.ar/ desde el martes al sábado.
Se realizarán diferentes charlas virtuales, a cargo de prestigiosas personalidades del ámbito académico y de la investigación en la temática.

Pato crestón (Lophonetta specularioides)

Esta nueva edición 2020, tiene un valor muy especial para la región. Se incorpora a la Apertura, la Red de Observadores de Chile (ROC) y Birds Chile, con un gran aporte con sus proyectos, experiencias y contagiosa pasión por las aves.

La primera charla está prevista para el martes 6 de octubre a las 17. Está a cargo del licenciado Pachi Guerini y se titula “Efectos del Visón Americano sobre las aves en el norte de la Patagonia andina”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La observación de aves remonta vuelo