La ofrenda de un pueblo a sus héroes anónimos

Bariloche cuenta con una distinción pensada para reconocer a los bomberos retirados. Lleva el nombre de Enrique Linconir, un hombre que ofreció cuarenta años de su vida al voluntariado.



#

El homenaje se realiza con la jura de los nuevos aspirantes.(Foto: ARCHIVO )

La distinción a los bomberos retirados comenzó hace dos años. Desde entonces 62 voluntarios fueron homenajeados por el Concejo Municipal. Un reconocimiento a toda una vida dedicada al cuidado de los demás frente al peligro.

La iniciativa surgió a comienzos del 2016 pero rápidamente consiguió el acompañamiento de los concejales que, un mes después de ingresar el trámite legislativo, aprobaron su aplicación el 12 de mayo.

“En muchos casos estos hombres y mujeres terminan sus días en el anonimato sin que el Estado Municipal esté presente en sus vidas a pesar de haber cumplido con su labor por la sociedad”, dijo la concejal Cristina Painefil (Juntos Somos Bariloche) acerca de una propuesta que tiene lugar durante las celebraciones por el Día del Bombero.

En su primer año las cuatro instituciones bomberiles de la ciudad propusieron homenajear a 55 voluntarios retirados. Según las estadísticas aportadas por la Dirección de Defensa Civil de Río Negro, cada uno de ellos ofreció entre 25 y 35 años de servicio a la comunidad.

Don Enrique

El reconocimiento lleva el nombre de Enrique Linconir, un barilochense que se internó en el cuartel de bomberos con tan solo 17 años, en 1957, y que, luego de su etapa de instrucción, se destacó como chofer y mecánico de las autobombas que debían estar listas para cada emergencia.

Don Enrique pasó 40 años de su vida vinculado a la Asociación de Bomberos Voluntarios: como instructor de varias generaciones estando en el cuerpo activo, y realizando tareas voluntarias en el cuartel una vez retirado.

Un camino centenario

Datos

76
son los años que cumplió la Asociación de Bomberos Voluntarios Bariloche. Una de las más antiguas del país.

Comentarios


La ofrenda de un pueblo a sus héroes anónimos