La paciencia externa con Argentina llegó a su fin

Se complica el escenario internacional para el país. El gobierno insiste en cerrar las fronteras al comercio mundial.





Cierre de importaciones

Los organismos internacionales y diferentes países, tanto potencias como naciones en vías de desarrollo, han expresado que “se les terminó la paciencia con Argentina”, por lo que se anticipa que se presenta un frente de batalla muy duro, con sanciones comerciales que se le podrían aplicar a nuestro país e incluso quedar suspendido en algunos de los foros externos en los que participa.

El cóctel de enfrentamiento que ha planteado el gobierno nacional es notablemente amplio y peligroso: continuidad del default con el Club de París, incumplimiento de contratos y con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por el artículo IV de su estatuto, cuestionamiento de las estadísticas del Indec por parte de esa entidad y del Banco Mundial y del BID, restricciones a la importación de productos y enfrentamientos internos con el Mercosur.

A esto se le suma el incumplimiento de finalización de contratos con empresas que realizaban prestaciones de servicios en la Argentina, además del enfrentamiento que se viene dando con España por YPF y con Gran Bretaña, en este último caso por el diferendo de Malvinas.

De esta manera, el frente externo aparece sumamente amplio y con pronóstico de grandes nubarrones en poco tiempo para la Argen-tina.

Francisco Susmel, ex vicepresidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y especialista en relaciones económicas internacionales, advirtió que “estamos entrando en fricciones absurdas que afectan a vecinos y países que fueron aliados nuestros”.

“Los gobiernos de los países del Mercosur están sumamente molestos con la Argentina. Lo mismo ocurre con España y con Estados Unidos, y por eso es que el gobierno del presidente Barack Obama sacó a nuestro país del sistema general de preferencias”, resaltó el analista.

Al igual que otros especialistas, se mostró sumamente preocupado por las consecuencias que tendrá esta postura en el mediano y en el largo plazo.

“Todas estas fricciones siempre tienen un efecto económico, sin dudas. Y uno de esos efectos puede venir por el lado de la inversión. Es difícil que con este panorama se pueda incrementar sensiblemente el ingreso de capitales del exterior, algo que no puede compensar el capital local”, puntualizó.

Un funcionario de un organismo internacional que participó de la última reunión del BID, realizada a mediados de marzo en Montevideo, aseguró que “hay varias entidades externas que empiezan a mostrar cierto agotamiento en la relación que mantienen con el gobierno argentino y de la falta de coherencia y convicción para solucionar temas que son realmente importantes”.

Y el tema de las restricciones a la importación parece haber sido el detonante del fin de la paciencia, lo que llevó a Estados Unidos y a la Unión Europea a realizar una queja formal ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por la falta de cumplimiento de la Argentina en cuanto a las normas que rigen el intercambio externo.

Encima, tras cartón, hace pocos días se conoció la decisión de Estados Unidos de excluir a la Argentina del sistema general de preferencias, el esquema que permite ingresar productos al mercado norteamericano con un costo arancelario más bajo.

Con todo este panorama, Raúl Ochoa, ex asesor externo del BID, aseguró que “todas estas decisiones contra la Argentina van a tener un efecto económico, sin dudas”.

“El efecto económico no va a ser inmediato, pero tiene un costo muy alto. Van a venir menos inversiones, la Argentina va a exportar menos hacia esos países y hasta podría quedar suspendida en algún organismo o foro internacional”, agregó.

Justamente, en la última semana corrió el rumor de que el denominado G20 podría suspender a la Argentina en forma temporaria, lo mismo que el FMI, en este último caso por la falta de predisposición del gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para sanear la situación de las estadísticas oficiales que elabora el Indec. (ABA)


Comentarios


La paciencia externa con Argentina llegó a su fin