La paliza fue tal, que Roger le pidió perdón

Del Potro sufrió un claro 6-3, 6-0 y 6-0, por los cuartos. "Era para sentarse y dejarlo que jugara solo", dijo.



#

Apenas 80 minutos duró el partido en el Rod Laver Arena. Fue un calvario para el tenista de Tandil.

“Perdón”: ésa fue la reacción de Roger Federer ante Juan Martín del Potro tras triturarlo en el estadio central y ante 15.000 espectadores en los cuartos de final del Abierto de Australia.

“Lo quería matar”, dijo JM al recordar el momento en el que el suizo se acercó a la red, después del 6-3, 6-0 y 6-0, y le dijo: “Perdoná, siempre juego muy bien cuando me enfrento a vos”.

Así lo contó “Delpo”, entre divertido y desesperado, tras sufrir un calvario de una hora y 20 minutos en la primera ocasión en la que jugó en el Rod Laver Arena.

“Disfruté sólo cuando nos presentaron. Cuando estábamos 0-0. Luego sólo quería que acabara cuanto antes. Era para sentarse y dejarlo que jugara solo”, admitió.

Federer, que busca en Australia su Grand Slam número 14 -con lo que igualaría a Pete Sampras-, tuvo 38 winners y cometió sólo 9 errores no forzados.

El entrenador de Del Potro, Franco Davín, asistió también perplejo e impotente a la lección del ex número uno. “La verdad, jugó perfecto”, dijo.

Federer se convirtió en un triturador de argentinos. No debió gustarle que Guillermo Cañas y David Nalbandian le hayan ganado dos veces en 2007, porque desde entonces lleva una racha de ocho éxitos al hilo sobre criollos.

El suizo tenido bajones ante Tomas Berdych, al que derrotó en cinco sets, pero ayer fue una máquina. “Este tipo de jugadores mejoran a medida que va avanzando el torneo”, opinó Del Potro, que está 0-4 ante el suizo.

“Y cuando llegan a cuartos o semis juegan a su mejor nivel”. Sólo hay que preguntarle a Gas-tón Gaudio, que se comió un doble 6-0 en las semifinales del Másters 2005, año en que Roger terminó como número uno la segunda de las cuatro temporadas consecutivas en las que estuvo en la cima. Ahora, en el cuadro principal aparece junto a su nombre el 2. Pero, al menos para Del Potro, “hoy (por ayer) jugó como el número uno”. (DPA)


Comentarios


La paliza fue tal, que Roger le pidió perdón