La razón por la cual Shell frenó las fracturas en Vaca Muerta

La operadora suspendió el sábado los trabajos que llevaba adelante en el bloque Bajada de Añelo. Recrudeció el debate por la actividad sísmica y su vinculación con el fracking.





En febrero del año pasado la formación alcanzó el récord de 712 etapas de fractura en un mes.

En febrero del año pasado la formación alcanzó el récord de 712 etapas de fractura en un mes.

Este sábado sorprendió a la comunidad en general y a la industria petrolera en particular el anuncio realizado por la petrolera Shell sobre que suspendió sus actividades de fractura en un bloque de Vaca Muerta a raíz de la sismicidad. Pero la verdadera razón por la cual la operadora tomó esa medida no fue revelada hasta ahora.

El sábado sucedió un nuevo sismo en Neuquén, una provincia que es sísmica y en donde habitualmente se producen movimientos, la mayoría de los cuales no son percibidos por su baja intensidad.

Pero eso no fue lo que sucedió en Bajada de Añelo, en donde un equipo, un set como se dice en la jerga petrolera, estaba fracturando un pozo nuevo.

Ese día el sismo se sintió y con fuerza. En la zona donde se encontraban los operarios el movimiento telúrico no pasó para nada inadvertido y fue por eso que se decidió frenar las tareas para garantizar la seguridad de todos los involucrados.

Esto se debe a que si un sismo perceptible en superficie genera impresión y temor en quienes lo sienten, la preocupación por la seguridad es mucho mayor si se trabaja con toneladas de equipos o a más de 30 metros de altura como sucede en un pozo.

En la industria petrolera hay parámetros de seguridad que se respetan a rajatablas, para la seguridad tanto de los operarios como de toda la población porque seguir trabajando en esas condiciones puede, en el peor caso eventual, generar un accidente como ser un derrame. Por ejemplo en el caso del viento está fijado que si supera los 60 kilómetros por hora no se pueden realizar trabajos en altura.

La decisión de Shell de dar a conocer que frenaron el set de fractura por la actividad sísmica sorprendió a la industria petrolera.

Hasta el momento las empresas eran muy meticulosas en relacionar sus actividades con la sismicidad. Y esto se debe a que no hay aún ninguna comprobación científica que certifique que el fracking produce sismos.

De hecho, en los estudios que se realizaron en Estados Unidos en donde hay más de 10.000 pozos no convencionales por cuenca, prácticamente diez veces más que en Vaca Muerta, sólo encontraron una vinculación entre el incremento de la sismicidad y la inyección de agua de sumidero que es el depósito final del agua que ha utilizado un pozo.

Nuestro problema es el antropocentrismo, queremos creer que el hombre puede provocar cosas en la naturaleza cuando los tiempos de la geología no son los de las personas sino que se trata de períodos de miles de años”, aseguró Daniel Kokogian, una autoridad en la temática de la geología dentro de la industria petrolera.

La apreciación de Kokogian tiene lógica con lo que reflejan las estadísticas del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) dado que si bien en las últimas semanas la atención se centró en los sismos que se han registrado en Neuquén, en lo que va del año ya se registraron 2.524 sismos en el país, sin contar los de menor intensidad que por eso no forman parte del registro nacional.

Mientras se espera que Shell emita un nuevo comunicado sobre cómo continuarán sus trabajos, el incidente del sábado reavivó el debate sobre la vinculación que en el caso de Vaca Muerta puede haber entre el fracking y los sismos en la falla tectónica de la zona, la Dorsal Huincul. Y puso de manifiesto la demora que se registra en el montaje de la anunciada red de sismógrafos para tratar de comenzar a entender y conocer lo que pasa en la zona.

El equipamiento formado por 25 sismógrafos que permitan conocer al detalle datos como intensidad, epicentro y profundidad, no avanzó prácticamente nada desde el año pasado cuando se montaron los dos primeros equipos.

La inexistencia de esta red de monitoreo es la que no permite hoy saber fehacientemente dónde están los epicentros o a qué profundidad se generan estos sismos, y con ello impide mucho más aún que se pueda avanzar en entender qué está sucediendo para brindarle una respuesta concreta a la industria petrolera y en especial a la sociedad.


Comentarios


La razón por la cual Shell frenó las fracturas en Vaca Muerta