La red de gas pasa enfrente, pero ellos se calefaccionan con leña

El caño pasa por la vereda de enfrente, pero estas familias del barrio Nuevo de Roca deben calefaccionarse con leña, que les sale 4.000 al mes. Reclaman el servicio



Las temperaturas en el Alto Valle rompen hacia abajo el cero y el frío golpea más a las familias humildes que no pueden acceder al gas. En los barrios periféricos de Roca son muchos los que sufren y resisten con lo que pueden el crudo invierno.


En barrio Nuevo hay situaciones que llaman la atención. Por ejemplo, la de 15 familias que desde hace años reclaman el servicio. Aseguran que el caño de gas pasa frente a sus domicilios, pero justo del otro lado de la calle.
Las casas se ubican en un lugar conocido como el zanjón, que se usaba como basurero clandestino.


Los vecinos que reclaman por el gas viven en Santa Cruz al 3700 y su pedido es urgente, ya que tienen hijos pequeños. Afirman que los chicos se enferman en forma asidua por no tener un buen resguardo ante las bajas temperaturas.
“Pagamos más de $4.000 en leña para calefaccionarnos, tenemos una estufa en la pieza y a veces compramos la garrafa”, cuenta Noelia, una madre que vive con sus tres hijas.
Las nenas tienen 12, 9 y 3 años. “En el invierno siempre se enfermaran, desde que nacieron sufrieron de bronco espasmos”, contó su mamá, preocupada, mientras muestra una receta médica que le dieron en tras la última atención en el hospital “López Lima”.
Desde hace cinco años vive en una casa que con mucho esfuerzo pudo comprar junto a su esposo. Sin embargo no se imaginó que tardaría tanto en acceder al gas.

“El municipio nos da bolsas de leña cada tres días pero no nos alcanza. Necesitamos el gas, esperamos una solución”

Marcos, vive con su pareja en la zona norte de Roca.


“Cuando fuimos al municipio nos dijeron que estamos ubicados de forma ilegal acá, pero no es así, porque tenemos la tenencia precaria de nuestra casa”, aseguró.
La mujer contó que la luz que pagan llega $3.500 y que para bañarse usan un termo eléctrico.
“Queremos que nos financien la instalación del servicio, no queremos nada regalado, lo vamos a pagar por mes entre los vecinos”, pidió.
Juliana es otra mamá que sufre el frío junto a sus mellizos de 14 años y una beba de ocho meses. Ella es empleada doméstica y hace 10 años vive en barrio Nuevo, en esa calle.

“Fuimos al municipio nos dijeron que estamos de forma ilegal acá. Y no es así, porque tenemos la tenencia precaria de nuestra casa”.

Noelía, madre de tres hijas. Viven en calle Santa Cruz al 3.700.


“En la municipalidad me dijeron que nuestra casa no figura en el mapa de Roca y que es parte del Zanjón”, contó a “Río Negro”.
Señaló que paga los impuestos municipales y que le indigna mucho que el caño del gas pase a metros de su casa y ellos no puedan acceder al servicio.
“Con la bebé, cada vez que vamos de una parte o otra de la casa usamos un caloventor”, expresó muy angustiada.
La madre contó que la pequeña se enferma muchas veces. “Ahora está un poco resfriada”, dijo.
Marcos vive hace siete años sobre la calle Santa Cruz en la zona norte. “El municipio nos da bolsas de leña cada 15 días pero no nos alcanza y tenemos que comprar más”, contó.
El hombre vive con su pareja, un hijo de nueve años y una beba de cuatro meses. El vecino señaló que realizó presentaciones en el municipio y en la empresa Camuzzi pero no ha tenido una solución.
Al igual que el resto de los afectados gasta más de $4.000 para comprar leña y a veces no llega a cubrir el mes.
“Esperamos una solución necesitamos el gas, no se puede vivir así”, finalizó frustrado.



La red de gas pasa enfrente, pero ellos se calefaccionan con leña