La Región Sur suma 45.000 árboles a la lucha contra la desertificación

Las plantas forman parte del Programa Forestal que lleva adelante el Ente de Desarrollo de la Región Sur desde hace más de dos décadas. Son especies nativas, como el michay, molle y zampa, y exóticas como olivillo, álamo, olmo y tamarisco.





Más de 45.000 plantas, producidas en viveros de la zona, estarán disponibles en esta temporada para seguir forestando la Región Sur rionegrina y continuar aportando a la lucha contra la desertificación.

Hace poco más de un mes, el Programa Forestal que lleva adelante el Ente de Desarrollo para la Región Sur desde hace 24 años, lanzó la temporada forestal 2021 en el este del territorio rionegrino con las primeras plantaciones de árboles en la zona de Los Berros. Este año los trabajos proyectados se están ejecutando bajo un estricto protocolo en tiempo y forma, debido a la notable mejoría que experimenta la situación epidemiológica COVID-19.

“La temporada empezó en el este de la región y, por una cuestión climática, se va extendiendo hacia el centro y el oeste. Por suerte, en este 2021 estamos trabajando con gran normalidad. El año pasado solo pudimos entregar plantas a instituciones educativas y trabajar con municipios y comisiones de fomento con un número de plantas muy reducidos. Por la pandemia, los viveros trabajaron a puertas cerradas y la actividad forestal que veníamos desarrollando desde que se puso en marcha el programa, se vió resentida”, señaló el coordinador del Programa Forestal, el técnico agrónomo, Abdel Nasif.

Vivero Forestal Los Berros, participantes de la iniciativa de reforestación de la Línea Sur rionegrina.

Detalló que la temporada anterior se pusieron a disposición 20.000 plantas, y solo se pudo plantar la mitad. Además, debido a que no hubo clases presenciales, las habituales actividades con las instituciones educativas no se pudieron realizar. “Los docentes retiraban las plantas de los viveros, las dejaban en los cuarteles de bomberos de cada pueblo y pasaban los papás de los alumnos a retirarlas, por ejemplo, para el Día del Árbol, que cada árbol que se planta lleva el nombre de los alumnos” sostuvo.

Nasif añadió que las 45.000 plantas disponibles para esta temporada, entre exóticas y nativas, fueron producidas en los viveros de Pilcaniyeu, Comallo, Jacobacci, Maquinchao, Los Menucos, Sierra Colorada, Ramos Mexía, Valcheta, Los Berros y El Cuy y están disponibles en estas localidades a un valor simbólico.

“La temporada empezó en el este de la región y, por una cuestión climática, se va extendiendo hacia el centro y el oeste. Por suerte, en este 2021 estamos trabajando con gran normalidad.

Abdel Nasif, técnico agrónomo, coordinador del Programa Forestal.

Las plantas están disponibles en los viveros de los distintos lugares donde se producen. Entre las variedades de exóticas hay olivillo, álamo, olmo, tamarisco, fresno, acacia, arce, eucalipto aromo, paraíso y aguaribay, y entre las nativas, michay, molle y zampa.

Producción de plantines bajo cubierta.

“En la mayoría de los casos son plantas que tienen entre 3 y 4 años y los valores arrancan de los $100. También, como ocurre todos los años, hay un stock disponible para las instituciones y comisiones de fomento, municipios y productores que se dan en calidad de donación”, afirmó.

Actividades para esta temporada


Para este 2021 se han programado actividades con escuelas rurales y urbanas, con municipios y comisiones de fomento, las que se están llevando adelante prácticamente en forma normal. Hace dos semanas se plantaron 200 árboles frutales en el paraje Los Berros y también se realizó una importante forestación con especies ornamentales, en conjunto con el municipio local, en el parque Centenario de Comallo. También se realizaron actividades forestales urbanas en Ramos Mexía, Sierra Colorada, Los Menucos, Pilcaniyeu, y en Maquinchao, junto a los alumnos de 5° año de la ESRN. En Jacobacci se proyecta la forestación en el acceso al cementerio local y en otros sectores de la ciudad.

“También vamos a poner en producción una parcela forestal de 4 hectáreas, junto a la Cooperativa de Agua, el DPA, la Universidad de Río Negro, el INTA y el municipio, para utilizar el agua tratada de las cloacas. Este año, vamos a plantar los primeros 650 árboles” afirmó Nasif.

Trabajos en los viveros, fundamentales para la tarea que se está realizando.

Esta forestación forma parte de un proyecto de “reuso de aguas residuales” que estos organismos pusieron en marcha en el 2013 como una experiencia piloto en la provincia de Río Negro y que ha arrojado resultados altamente positivos, no solo con árboles, sino también con especies forrajeras.

En el marco de la crisis hídrica que afecta a la provincia y, en particular a la Región Sur, el hombre resaltó la importancia de continuar “pintando de verde” una región que desde hace años viene muy castigada por la desertificación, hizo un llamado a los vecinos para que tomen conciencia sobre esta problemática y recomendó optimizar el uso de agua en el riego, implementando sistemas por goteo y no por inundación.

Más de 350.000 árboles plantados en dos décadas

Luego de los datos surgidos de un diagnóstico previo, realizado por el Ente de la Región que dejó en evidencia un marcado proceso de desertificación en la zona, manifestándose cada vez con mayor crudeza y significación, desde el punto de vista económico-productivo y social, el organismo decidió crear el Programa Forestal en 1997. La deforestación sistemática para satisfacer las necesidades energéticas de los pobladores y el sobre pastoreo fueron las causas fundamentales que arrojó el diagnóstico.

En este contexto el objetivo principal del programa fue contribuir a la lucha contra la desertificación patagónica y al cambio cultural necesario que permita reconsiderar la relación del hombre con su entorno natural y demás hombres.

Abdel Nasif, técnico agrónomo, coordinador del Programa Forestal.

Para poder lograrlo, fue necesario capacitar recursos humanos de la región que puedan asumir la responsabilidad técnica del programa, fomentar el desarrollo de viveros forestales en el marco de convenios con los municipios, desarrollar ensayos de forestación y agroforestación en distintos puntos de la región, producir plantas nativas y exóticas que satisfagan las necesidades de los municipios y de las comisiones de fomento y de la población en general. Además, sistematizar y difundir la información que fue produciendo el desarrollo de las diferentes actividades del programa, trabajar con instituciones educativas y asesorar técnicamente a los interesados en la materia.

“Costó. Fueron muchos años de trabajo, pero hoy podemos decir que se ha incorporado el concepto árbol en una región donde no existe una cultura forestal. Sobre todo, en los chicos ese concepto prendió muy bien. El trabajo con las escuelas y el apoyo que hemos tenido desde el directorio del Ente fue y es fundamental” afirmó.

Desde el 1997 hasta el año pasado, se plantaron más de 350.000 árboles en la Región Sur rionegrina, con un alto porcentaje de prendimiento.


Comentarios


Seguí Leyendo

La Región Sur suma 45.000 árboles a la lucha contra la desertificación