La versión de los dirigentes locales





CIPOLLETTI (AC).- El presidente de la gerenciadora de Independiente Rivadavia, Domingo Marzari, dio una versión totalmente distinta de los incidentes que se produjeron el domingo. Dijo que él estaba en el lugar y que no hubo agresión física, aunque reconoció que personal de seguridad privada contratado por el club insultó al asistente Marcelo Bourdjakial.

Además aseguró que en el sector de vestuarios no había hinchas y que la puerta del árbitro estaba custodiada por dos efectivos policiales.

En diálogo telefónico con "Río Negro" el dirigente relató los hechos según su óptica: "Yo venía caminando unos metros detrás de tres personas de seguridad privada que contratamos para transportar la recaudación. Cuando estábamos llegando a la zona de vestuarios, que está camino a la secretaría, una de estas personas se cruzó con el línea y parece que lo insultó, pero puedo asegurar que en ningún momento hubo una agresión física".

"Es mentira que no había policías porque la puerta del vestuario del árbitro estaba custodiada por dos efectivos que están en todos los partidos y en el lugar no había ningún hincha", aseguró.

"No entiendo por qué se dice que le pegaron una trompada al línea cuando era un partido que Independiente estaba ganando con comodidad y sin correr riesgos. Además si le hubiesen pegado una trompada, el árbitro tendría que haber suspendido el partido y no lo hizo. Nosotros le dimos toda la seguridad necesaria y hasta lo escoltamos hasta que tomó el taxi", agregó el presidente de "La Rosa Azul" Sociedad Anónima.

Nota asociada: Argentino A: El árbitro confirmó las agresiones en Mendoza  

Nota asociada: Argentino A: El árbitro confirmó las agresiones en Mendoza  


Comentarios


La versión de los dirigentes locales