Las bolsas asiáticas continúan inestables

Tokio y otras plazas de la región cedieron posiciones pero Shanghai, que desencadenó la tormenta busátil con una caída de casi 10% el martes, terminó la semana con una recuperación de 1,30%.

TOKIO (AFP) – Un extremo nerviosismo caracterizó la jornada bursátil de hoy en los mercados asiáticos, donde Tokio y otras plazas de la región cedieron posiciones, todavía desestabilizadas por la borrasca de los últimos días en todo el mundo.

El mini-krach de comienzos de semana continúa incidiendo sobre los mercados. Los inversores temen a la vez las consecuencias de una desaceleración económica en Estados Unidos y el estallido de la burbuja bursátil en China. En ese clima de extrema tensión, por cuarto día consecutivo el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio culminó la semana con una baja significativa de 1,35%, a 17.217,93 puntos.

En una semana, el Nikkei perdió 970,49 puntos, es decir -5,34%. Ese derrumbe congeló el optimismo de inversores y operadores después de que, por primera vez en siete años, la Bolsa japonesa había superado la barrera de los 18.000 puntos, gracias al buen comportamiento de la economía nipona.

También cedieron posiciones Sydney (-0,42%) y Manila (-1,56%). Al igual que Shanghai, que terminó con una nota optimista de +1,30%, al promediar la rueda de operaciones también parecían recuperarse las plazas de Hong Kong (+0,79%), Seúl (+0,35%), Bangkok (+0,14%) y Singapur (+0,40%). «Los inversores continúan nerviosos», comentó Toshihiko Matsuno, analista de SMBC Friend Securities. «En los próximos días, una continuación de la tendencia negativa, incluido un descenso por debajo de los 17.000 puntos, es un escenario probable», añadió este experto.

«Los mercados se comportaron de manera un poco irracional en estos últimos días. Algunos operadores aprovecharon para especular», indicó por su parte Chen Huiqin, analista de Huatai Securities. El temor de los operadores asiáticos reflejó en parte la incertidumbre que caracterizó al comportamiento de la Bolsa de Nueva York en su sesión del jueves.

El índice Dow Jones terminó la jornada con una baja de 0,28%,. Durante las operaciones había llegado a ceder hasta 200 puntos (-1,6%) hasta que redujo progresivamente sus pérdidas después de la publicación del índice industrial ISM, que presentaba resultados mejores de lo previsto.

El índice Nasdaq también cerró en rojo (-0,49%). «La prudencia de los inversores extranjeros obedece a las incertidumbres macro-económicas.

A corto plazo seguirán produciéndose grandes fluctuaciones», estimó Ron Rodrigo, de Unicapital Securities, de Manila. «Hay mucho nerviosismo a nivel mundial. Los operadores quieren saber si los factores de riesgo están bien evaluados. Los mercados soy muy sensibles a la incertidumbre», comentó Richard Jerram de Macquarie Securities, de Tokio.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios