Las motivaciones de los piromaníacos y su impunidad 11-01-04




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Desde la producción de los primeros grandes incendios forestales, a comienzos de la década del '80, los sistemas de prevención de incendios han evolucionado en forma notable, y mucho más lo hicieron los métodos y estrategias de ataque, combate y extinción. Sin embargo, pese a que cerca del 99 por ciento de los incendios forestales tiene origen humano, y en un gran porcentaje son intencionales, los métodos de investigación no han progresado, y en todos estos años sólo una persona fue condenada por un hecho semejante.

Es probable que en ningún otro delito existan los porcentajes de impunidad que registran los incendios intencionales, y esa circunstancia es quizá la que alienta a los piromaníacos, que quizá ignoren que se exponen a recibir una condena de hasta 20 años de prisión.

La única causa que llegó a juicio hace cuatro años involucró a una menor que tenía 17 años al momento del hecho, madre de una criatura, como autora de un incendio que se inició en la Barda del Ñireco, cerca del predio que ocupa la empresa "Algarrobal". La chica fue acusada por otros menores que ofrecieron un testimonio creíble y contundente, y durante el juicio en que fue declarada responsable se supo que había encendido el fuego para ver trabajar a su novio, que integraba una brigada que combatía incendios forestales.

Los expertos elaboraron estadísticas y lograron establecer que los martes y viernes son los días preferidos por los incendiarios, y que en la franja horaria de 18 a 20 se produce la mayor ocurrencia de siniestros, mientras que los registros más bajos fueron fijados en el horario de 6 a 8, cuando los desalmados prefieren dormir, o soñar con su próxima maldad.

Los especialistas que estudian los antecedentes de los piromaníacos afirman que es frecuente encontrarlos en el lugar de los incendios, como observadores o decididos voluntarios. Un experto aseguró: "cuando llegamos a los incendios casi siempre hay gente mirando, y estoy seguro que uno de ellos es el incendiario, pero es necesario verlo cuando enciende el fuego".

Hace algunos años se culpaba por los incendios a los buscadores de leña. Después, muchos apuntaron a los propios brigadistas, que lograban que les renovaran su contrato cuando abundaban los incendios, y otros apuntan a los menores, que podrían iniciar focos por diversión, y para observar el posterior despliegue de los bomberos. Entre los focos encendidos el jueves había claros de 50 ó 100 metros, que para los especialistas no tienen más explicación que la intención de asegurar un incendio. Antes, en otros incendios, se hallaron retardadores del fuego, fabricados con una lata, una vela y combustible.

Hace algunos años, estaba prevista la colaboración de Gendarmería en los patrullajes, incluso durante la noche, pero en esta oportunidad llegaron al lugar del siniestro mucho después de su inicio.

Serafín Santos

ssantos@rionegro.com.ar

Nota asociada: Hay alerta máxima por riesgo de incendios en la cordillera  

Nota asociada:  

Nota asociada: Hay alerta máxima por riesgo de incendios en la cordillera  


Comentarios


Las motivaciones de los piromaníacos y su impunidad 11-01-04