Las renovables limitadas por el congelamiento de tarifas y el dólar

El escenario macroeconómico y valor actual de la energía condicionan los nuevos proyectos. La Cámara Eólica hará una presentación para que el Estado multe o quite desarrollos adjudicados que no hayan avanzado en las obras.




Según Cammesa hay 1.900 mw de potencia adjudicada que no registró ningún avance de obra. (foto: gentileza)

Según Cammesa hay 1.900 mw de potencia adjudicada que no registró ningún avance de obra. (foto: gentileza)

Entre septiembre y abril de 2021 está proyectado que entren en operación 1.834 MW de potencia renovable nueva, sin embargo, el 100% pertenecen a desarrollos que fueron adjudicados en las diversas licitaciones que coordinó el estado nacional entre 2016 y 2019. Estos datos se desprenden de la programación estacional provisoria que publicó la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

Hoy, el complejo escenario macroeconómoico, el congelamiento de tarifas y, por supuesto, la imposibilidad de reactivar la economía producto de la pandemia, condicionan el desarrollo de nuevos proyectos de energías limpias que requieren de financiamiento en dólares.

Las condiciones macroeconómicas hacen bastante difícil hablar de inversiones, yo creo que el primer problema que enfrentará Argentina va a pasar fundamentalmente por entender la regulación. Hay que saber que las tarifas energéticas están congeladas, habrá que esperar qué sucede”, señaló el CEO de Genneia y vicepresidente de la Cámara Eólica Argentina, Walter Lanosa, en la Cumbre Eólica Latam 2020, que organizó el portal Energía Estratégica.

Además, señaló: “Claramente cuando uno congela tarifas en pesos y las inversiones se hacen en dólares, es difícil proyectar cuánto desarrollo se puede hacer o en qué momento”.

El empresario indicó que, en el futuro próximo, el desarrollo de nueva potencia instalada “seguramente” se dará por el canal de negociaciones con grandes usurarios privados. “No veo hoy ni a Cammesa ni a la secretaria de Energía lanzando programas del tipo renovar, no parecería necesario. Argentina va a terminar el 2020 con casi 42 gigas de potencia instalada de todo el mercado eléctrico para una demanda que en su mejor momento habrá alcanzado el pico de 27 gigas”, expresó Lanosa.

Por otra parte, prácticamente el 100% de la energía que produce Genneia hoy cuenta con contratos con empresas privadas de entre 5 y 20 años, por lo que la compañía no tendrá problemas para inyectar su producción. “La pregunta es qué expectativa tenemos de seguir haciéndonos de desarrollos. Y la expectativa va a estar justamente dada por esa ecuación que es a qué precio el mercado está dispuesto a comprar y de qué manera podemos desarrollar parques eficientes a costos financieros razonables”, explicó.

Cuellos de botella en las redes

Lanosa también detalló que hace unos meses comenzaron a trabajar desde la Cámara Eólica Argentina en un proyecto, para presentarle al gobierno nacional, que propone una evaluación de los desarrollos renovables en marcha. El objetivo es detectar los que realmente tienen algún porcentaje de obra o alguna intención real de concretar los proyectos de los que simplemente participaron de las licitaciones nacionales con intereses especulativos y ocupan espacio en las redes de transporte.

“Hay que hacer una separación bastante clara entre aquellos que, frente a un contexto macroeconómico que ha generado importantes cambios estructurales en lo que es financiamiento y costos, avanzaron y han tratado de mostrar su voluntad ya sea arrancando la construcción y poniendo equity, de aquellos que solamente frente a la obtención de un PPA estuvieron especulando prórrogas para venderlos a un valor mayor, solamente con una inversión muy pequeña por haber participado de la licitación”, propuso.

Por último, sostuvo que la especulación en el sector se vuelve “nociva” para el mercado y genera una falsa competencia. Según Cammesa hay más de 1900 MW de potencia adjudicada, entre los programas RenovAr y el Mater, destinado a industrias, que no mostraron ningún avance de obra y funcionan como proyectos tapón para presentar nuevos desarrollos.

“En Argentina no hay ningún banco ni financiera que le vaya a prestar el 100% de un proyecto a nadie, entonces es fácil demostrar quienes han querido trabajar y quiénes no. Si eso no se puede demostrar, yo sería bastante pragmático para decir, señores devuelvan el PPA”, concluyó.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Las renovables limitadas por el congelamiento de tarifas y el dólar