Logo Rio Negro

Liporace dejaría el caso SW

Tras las objeciones de la Cámara.





BUENOS AIRES (DyN)- Tras las fuertes críticas que recibió de sus superiores, el juez Carlos Liporace dejó ayer entrever dudas sobre su continuidad en la investigación por el caso de las «narcovalijas» y admitió que está «preocupado» por los cuestionamientos que le hizo la Cámara en lo Penal Económico sobre cómo dirige la pesquisa por el envío de 60 kilos de cocaína a España.

«Los procesados pueden estar sintiendo que el juez está demasiado cuestionado y no sé si pueden confiar en él», reconoció el propio Liporace, ante los periodistas.

En tanto, según pudo saber DyN, tampoco está definido qué harán la fiscal Gabriela Ruiz Morales y su secretario César Cabrera, quienes fueron salpicados por la denuncia que hizo el policía y testigo clave Antonio Machado.

Según difundió en el Congreso el propio jefe de Gabinete, Alberto Fernández, Machado -un suboficial de la custodia presidencial que fue nombrado por SW para investigar el tema- aseguró haber sido «presionado» por los agentes del Ministerio Público para involucrar a alguien del Gobierno en la causa.

«En la Fiscalía están muy dolidos», decían en los pasillos de tribunales, mientras se resaltó que era un secreto a voces que habría habido intenciones de alejarlos del expediente que impulsaron desde que se supo la denuncia del caso, por parte de uno de los gerentes de Southern Winds, Cristian Maggio.

Trascendió que apenas Machado se presentó en la Fiscalía y aseguró tener miedo, la fiscal Ruiz Morales convocó a su colega del fuero penal federal Carlo Stornelli para que escuchara su testimonio y, en ese momento, el policía nunca refirió haber sido, supuestamente, «apretado» momentos antes.

Mientras se analiza la veracidad de la denuncia contra la Fiscalía, Machado volvió ayer a los tribunales de la Avenida de los Inmigrantes para enfrentarse en un careo con el detenido Walter Beltrame -el hijo del ex jefe del aeropuerto de Ezeiza-, que era el encargado de relaciones públicas de SW en la base aérea y que viajó a España dos días antes de que llegara la droga.

Beltrame había dicho que se había visto con Machado varias veces y que éste -enviado por SW a investigar a España- le habría dicho que el tema de las «narcovalijas» salpicaría a las autoridades de la empresa.

Sin embargo, en el careo Machado negó esos supuestos encuentros y habría asegurado que sólo se vieron una sola vez y no hablaron de las valijas.

El detenido también fue enfrentado con otra testigo, una empleada de SW con la que había tenido pequeñas contradicciones.

«Todos se mantuvieron en sus dichos», dijeron los voceros.

Beltrame, quien ya está procesado por contrabando agravado pero apeló a la Cámara, anunció además que ampliará su indagatoria la semana próxima, mientras la polémica gira en torno al pronunciamiento del tribunal de alzada que, tras confirmar las sospechas sobre el gerente de ventas Fernando Arriete, retó severamente al juez Liporace por su «confusa y errática» pesquisa.

Si bien no quiso cuestionar a sus superiores, Liporace dijo no entender por qué su investigación «puede ser tratada en esos términos». «Menos mal que la investigación es errática, si no fuera errática no sé qué haríamos…», deslizó el magistrado en declaraciones periodísticas.

«A mí lo único que me preocupa -señaló- es que los procesados pueden estar sintiendo que el juez está demasiado cuestionado y no sé si pueden confiar en él».

Pero el magistrado aclaró: «Duermo tranquilo porque tengo la conciencia limpia».


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Liporace dejaría el caso SW