Lo esperado

¿Qué conclusiones extraer del discurso de Cristina Kirchner? Veamos:

" No fue un discurso de campaña. El matrimonio Kirchner no sabe de sutilezas en esa materia: está de campaña permanente.

" Se enmarcó en lo esperado, en lo que ella largamente había hablado con Carlos Zanini, secretario Legal y Técnico de la Presidencia y la usina de ideas que más influye en el matrimonio K.

" ¿Qué era lo esperado? Que hablara desde el poder que tiene el gobierno al que pertenece y que quizá herede. Y lo hizo desde un antecedente histórico inapelable: el gobierno tiene sólida inserción en amplias franjas de la Argentina.

" Lo esperado era también que ratificara que tiene mejor calidad expresiva que su esposo. Más segura en sus afirmaciones sin necesidad de gritar, aunque con una abundancia abrumadora de gestos muy terminantes. Desde esta perspectiva, fue un discurso excluyente de lo distinto y sin el más mínimo atisbo de autocrítica a la gestión de la ad

ministración Kirchner. No tiene errores. Todo cristalino y eficiente.

" En ese marco eludió referirse al presente del gobierno. Buscó en la historia cruda y compleja de la Argentina en que su marido llegó al poder el clásico "de dónde venimos" para cubrir bajo un solo manto errores y aciertos.

" Buscó inyectarle a sus palabras un tono académico asumiendo "lo que he dicho en varios foros internacionales", sobre algo que ella cree que es su descubrimiento, pero no lo es: la categoría Argentina "predemocrática" para definir en cuánto hemos progresado los argentinos en términos políticos. Algo que está inserto incluso en los manuales de las guarderías.

" A igual que su marido, no pudo construir su discurso sin buscar un blanco a criticar al periodismo. Un clásico. El mismo libreto de siempre: uniformar a toda la prensa en relación la conducta sobre el pasado inmediato y trágico del país. "No hablaban de calidad institucional cuando los poderes eran tres: el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea", chilló Cristina. Tan cierto como que en ese tiempo el matrimonio Kirchner mantenía silencio en las ventosas Santa Cruz, acumulaba dinero y ahora se arroga una larga lucha de resistencia contra el poder dictatorial de aquellos días. (ABA)


Comentarios


Lo esperado