Los estudiantes pasearon sus ingeniosas carrozas

La fiesta de los jóvenes durante el fin de semana fue un éxito en Roca.



ROCA .- Con un sol a pleno que invitó a salir de las casas y un marco de fiesta espectacular impuesto por los jóvenes, miles de roquenses cerraron ayer la Fiesta de la Primavera y el Estudiante.

Por la tarde, cerca de 10.000 personas poblaron las calles 25 de Mayo y 9 de Julio desde la avenida Roca hasta Don Bosco para observar el desfile de carrozas, que se mezcló con el de postulantes a rey y reina.

La actividad continuó hasta después de la medianoche, cuando se eligió a los reyes y princesas de la primavera y todo el mundo salió a bailar al ritmo de una banda de música tropical.

Familias completas llegaron al centro roquense para acompañar a los jóvenes, que desde el viernes se habían instalado con sus quioscos alrededor de las vías del ferrocarril. Allí se pudo ver a niños andando en mini fourtrax, saltando dentro de globas o simplemente acompañando a sus padres mientras recorrían los numerosos puestos ambulantes que se instalaron a lo largo de las tres cuadras destinadas para la fiesta.

La principal atracción de la tarde fue el desfile de carrozas, que demostró todo el ingenio de los chicos a la hora de participar en su propia fiesta.

Fueron veinte vehículos con diferentes mensajes, relacionados en su mayoría con el cuidado del medio ambiente y de las especies naturales. Tampoco faltaron las protestas hacia el gobierno, con la particular “rebeldía” de los jóvenes para expresarlas.

La más ingeniosa de las ideas fue la que tuvo un grupo de estudiantes, que se mezcló entre todas las carrozas, llamando la atención por no haber hecho ninguna producción. Sin embargo, todas las dudas quedaron disipadas y se transformaban en risas y aplausos cuando la gente leía el mensaje escrito en la pancarta que llevaban. “No hicimos nada porque Menem lo hizo todo”, decía el cartel que los seis chicos paseaban con total desfachatez.

También hubo mensajes en favor del cuidado del medio ambiente, con carrozas adornadas con mucho verde y palabras que buscaron lograr un efecto ecológico en la gente.

El problema del alcohol en los jóvenes y los accidentes de tránsito también se vieron reflejados en las carrozas.

“Les pedimos a los chicos que eligieran un tema que les preocupe y parece que se lo tomaron muy en serio, porque las carrozas están muy lindas. Se nota que se preocupan por los problemas reales que tiene la sociedad”, comentó Macarena, una de las integrantes de la Comisión Organizadora de la Fiesta de la Primavera y el Estudiante. Tanto ella como sus compañeros se mostraron muy contentos con los resultados de los tres días de festejos, aunque no ocultaron su malestar por los inconvenientes que tuvieron el sábado a la madrugada, cuando un grupo de jóvenes rompió una vidriera y un portón.

Afortunadamente, durante el sábado a la noche ni ayer se volvieron a registrar disturbios.

Además del color que pusieron los estudiantes de las escuelas secundarias roquenses, los más chiquitos no quisieron quedarse afuera.

Encabezando el desfile, los alumnos de varios jardines de infantes de la ciudad le pusieron alegría a la fiesta de la mano de los padres, que acompañaban orgullosos el paso de sus hijos delante de la gente.

Más allá de todas las personas de distintas edades que decidieron disfrutar del sol y pasar un domingo diferente, la celebración fue casi exclusiva de los jóvenes.

El peregrinar de chicos, que iban y venían a ambos lados de las vías y por las calles, se hizo incesante durante los tres días de celebración y ayer se acentuó aún más.


Comentarios


Los estudiantes pasearon sus ingeniosas carrozas