Los estudiantes universitarios están estresados, angustiados y ansiosos

La linea de asistencia psicológica que habilitó la Universidad Nacional del Comahue recibió alrededor de 70 llamados en un mes. Los alumnos intentan aprobar  un cursado virtual, mientras enfrentan ciertos "malestares subjetivos".





Algunas carreras en la universidad alcanzaron a tener clases presenciales los últimos días de febrero y los primeros días de marzo, hasta que, el 15 de ese mes, el Gobierno Nacional decidió suspender su dictado para prevenir la propagación del coronavirus. Desde entonces, los estudiantes atraviesan un cuatrimestre «especial», caracterizado por el cursado «virtual» y las aulas vacías.

Para acompañar a sus alumnos, la Universidad Nacional del Comahue (UNC) habilitó una linea de asistencia psicológica el 2 de abril. En su primer mes recibió alrededor de 70 llamadas, hasta el pasado 7 de mayo. Estrés, angustia, ansiedad y falta de concentración son algunos de los «malestares subjetivos» que presentan los estudiantes.

Así lo afirmó la psicóloga Vanina Pascheta. Explicó que dentro del dispositivo trabajan tres profesionales de la salud mental y un recepcionista que deriva las consultas.

Los alumnos cursan un cuatrimestre online marcado por la melancolía. Recuerdan las rondas de mates en los patios de la facultad, los almuerzos rápidos y a medias entre un cursado y otro, las quejas de las risas en la biblioteca y las clases presenciales. Extrañan y añoran «el contacto físico», según relataron estudiantes de diferentes carreras a Río Negro.

Esto despierta o agudiza algunos “malestares subjetivos” como el estrés, la angustia y la ansiedad, lo que lleva a que los alumnos tengan dificultades para concentrarse, según indicó Pascheta. A eso se le suma la problemática del cursado online, pues muchos tienen inconvenientes para acceder a las diferentes plataformas y adquirir los conocimientos ante la falta de un contacto directo y presencial entre los profesores y los alumnos.

Pero ¿Cómo es posible sentarse a estudiar cuando rondan en la mente tantos pensamientos? La mejor manera de atravesar el contexto de pandemia y el aislamiento social es «pensar que es temporal». Pascheta remarcó que es una situación que «tiene fecha de vencimiento», por lo que para sortearla hay que enfocarse en que, tarde o temprano, se va a retomar «la habitualidad».

La psicóloga sostuvo que es importante tomar las medidas preventivas que dictó el gobierno como «medidas de cuidado» y no como disposiciones prohibitivas, que restringen la libertad. «Si nos enfocamos en el NO, vamos a ver todo negativo», expresó.

Sin embargo, enfatizó que es necesario tomarse un tiempo para reflexionar, pues no se puede seguir como si «no pasara nada», cuando todo el contexto cambió. “Es habitual que nos sintamos angustiados y preocupados”, comentó y aconsejó no “tapar” esos sentimientos: “Hay que atravesarlos”.


 

¿Cómo acceder al dispositivos de asistencia psicológica?


 

La Universidad Nacional del Comahue habilitó un dispositivo de asistencia psicológica para contener a sus estudiantes, ante el dramático contexto de pandemia que tiene como principal medida, para reducir los contagios por coronavirus, el aislamiento social.

La psicóloga Vanina Pascheta, que trabaja junto con otros dos profesionales más de la salud mental, afirmó que para solicitar el servicio los alumnos deben enviar un mensaje por Whattsapp, al número 2996314760. Allí tienen que aclarar la problemática que los aqueja y el nombre del interesado.

Indicó que la línea de asistencia funciona de lunes a viernes, de 9 a 18. Desde que se habilitó el 2 de abril, hasta el pasado 7 de mayo, se recibieron alrededor de 70 consultas, señaló. Agregó que tanto mujeres como varones solicitan la asistencia psicológica, ante la incertidumbre que despierta el contexto de pandemia.

El dispositivo fue pensado para ayudar a los estudiantes a afrontar sus “malestares subjetivos”, en compañía de un profesional de la salud mental, enfatizó Pascheta. Explicó que, luego de que el recepcionista recibe el mensaje del alumno, se lo deriva a uno de los tres psicólogos. Agregó que luego se lo llama y se realiza una sesión por teléfono.

El fin de la línea es asesorar al estudiante y derivarlo si se observa que necesita un tratamiento psicológico más extenso, contó Pascheta.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Los estudiantes universitarios están estresados, angustiados y ansiosos