Los fantasmas vuelven a la carga

Para una nueva generación de investigadores ya no se trata de resolver si los fantasmas existen o no, sino de cómo detectarlos. Utilizan modernas tecnologías que les permiten establecer cuándo “hay alguien más en esta habitación”. “Río Negro” charló con ellos.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Nicolás Martínez Lage (31 años, abogado) y Eugenia Benet (30 años, azafata), coincidieron hace unos años en la facultad con un pasado en común. Ambos tuvieron experiencias paranormales que hubieran matado de un infarto a cualquier otro.

No fue el caso y entre los dos armaron una organización sin fines de lucro que se dedica a corroborar, mediante sofisticados aparatos, lo que para ellos es una obviedad.

La Sociedad de Estudios e Investigaciones Paranormales trabaja intensamente detectando espectros en casas particulares o instituciones de Buenos Aires. Sus historias, reales y sin maquillaje ni efectos especiales, indican que si, que hay vida después de la muerte.

¿Existen los fantasmas o podrían definirse de otro modo las apariciones y demás situaciones inexplicables?

-Nicolás: Por nuestra experiencia investigando “in situ” podemos decir que sí existen. Aunque claramente no podemos decir que todas las situaciones inexplicables son fantasmas o entidades. Uno de los puntos más importantes durante las investigaciones que conducimos es intentar encontrar explicaciones lógicas a las situaciones que se manifiestan. Pero una vez vencida la lógica ya podemos hablar de un fenómeno paranormal.

-Eugenia: Hay tres clases de entidades: residuales, inteligentes y demoníacas. Las primeras son las que en sus manifestaciones repiten un único y mismo patrón sin ser conscientes del entorno, sin interactuar con el ser humano. Las inteligentes son aquellas entidades que si interactuan con el hombre respondiendo preguntas, movimiento objetos o inclusive teniendo contacto físico con el ser humano. Por último, las demoníacas son aquellas entidades vinculadas a los casos de posesiones, siendo su característica principal la violencia con la que se manifiestan.

-¿Cómo es el sistema de captación que utilizan?

-E: Nuestro método de investigación es conocido internacionalmente como “Ghost Hunting” ya que se basa en lograr capturar en video o en audio la actividad paranormal. Para explicarlo de manera sencilla, somos contactados por los propietarios de un lugar en donde hay múltiples reportes de actividad paranormal, vamos al lugar y permanecemos una cantidad de horas registrando minuto a minuto imágenes en video infrarrojo, fotografía multi espectro (infrarroja, visible y ultravioleta) y audio. Luego revisamos el material buscando evidencias de la actividad paranormal.

-N: Como dice Eugenia, usamos una amplia variedad de equipos: cámaras infrarrojas, ultravioletas, multiespectro, medidores de electromagnetismo (EMF), medidores k-2, termómetros ambientales, láseres, cámaras fotográficas, grabadoras de audio, grabadoras de infrasonido, barómetros, medidores de campos eléctricos y equipos de ITC (transcomunicación instrumental).

-E: Queremos aclarar que es una actividad que realizamos sin fines de lucro, por lo que analizamos detenidamente antes de aceptar una investigación.

-N: Si, les damos prioridad a los casos donde hay menores involucrados, o casos violentos. También a lugares con interés histórico o cultural.

-¿Cómo surgieron y qué están haciendo por estos días como parte de su actividad?.

-E: Nos conocimos en el año 2001 en la facultad. Después con el paso de los años, comenzamos a investigar a un nivel muy principiante, en casas de amigos o familiares. De a poco, gracias al boca a boca, comenzamos a recibir llamados y hasta que finalmente en el 2009, decidimos institucionalizar al SEIP (sociedad de estudios e investigaciones paranormales), crear la web, el perfil en Facebook y “abrir las puertas” a lo que hacemos.

-N: También empezamos a (gracias a internet) establecer vínculos con grupos de investigación internacionales, lo que tuvo como resultado que hoy somos el primer grupo latinoamericano de la Ghost Research International, de la GAC (Ghost Adventures Crew) y el primer grupo argentino afiliado a la TAPS Family.

-¿Han tenido alguna experiencia atemorizante o más que atemorizante en este tiempo que llevan trabajando juntos?

-E: Aunque llevamos ya un tiempo investigando realmente uno nunca está preparado para algunas cosas que ocurren durante las investigaciones.

-N: Un caso que siempre traemos a la memoria fue en un departamento de Belgrano, en Capital Federal. En ese lugar pudimos ver una lata de pintura “volar” unos tres metros desde una mesa contra una pared.

-¿Han leído tal vez demasiado sobre el tema fantasmas? Es decir, ¿De dónde les nace este interés al punto de dedicarle su tiempo y esfuerzo?

-N: En mi caso pude ver una aparición a los 15 años y tratar de racionalizar que fue lo que vi me llevó a interesarme en el campo de lo paranormal.

E: Lo mío fue muy parecido. Pude ver una aparición de cuerpo completo a los 12 años. Pero no fue sino hasta que conocí cómo se encaraban las investigaciones paranormales en el exterior que empecé a meterme de lleno en el tema paranormal. Cuando uno investiga usando equipos, tecnología la prueba es tangible y verificable. Ya no es una cuestión de creer lo que puede “sentir” o experimentar un psíquico o un médium sino que hablamos de evidencia que puede ser compartida y sujeta a escrutinio.

-¿Hay algún especialista o especialistas que admiren, respeten o que consideren que no entra en la categoría de chanta?

-N: En la Argentina es una actividad que apenas está naciendo. En el exterior especialmente en los EE.UU, Inglaterra, Irlanda y Australia hay grandes investigadores y técnicos por los que tenemos sincero respeto.

-E: Gente como Gary Galka, Robb Demarest o Ivette Fielding le han dado un gran impulso al campo paranormal. Y no podemos olvidarnos de la gente de TAPS.

-¿Les embarga el miedo, como suele decirse, cuando comienzan a investigar un caso de posibles fantasmas?

-N: Al llevar ya unas cuantas investigaciones hechas tenemos un sistema para el trabajo de campo. Entonces uno ya sabe lo que tiene que hacer y como. Pero eso no quita el factor sorpresa. Muchas veces durante las investigaciones pasan cosas que te agarran desprevenido.

-¿Tienen alguna teoría acerca de por qué existen los fantasmas o cual es su sentido?

-E: La teoría más aceptada es que son la manifestación de una persona fallecida. En general la mayoría de los casos que hemos investigado involucran muertes prematuras o trágicas. La idea principal es que estos espíritus han dejado asuntos pendientes o tienen algún motivo para permanecer atados a un lugar o a un objeto, inclusive a una persona.

-Incluso me pregunto, llevando las cosas a cierto extremo, si los fantasmas en verdad existen ¿creen ellos en dios? ¿Qué opinan ustedes al respecto?

N: Desde que el hombre existe se ha tratado de responder esa pregunta, que está unida a la de que hay después de la vida. El objetivo primordial de nuestras investigaciones es poder obtener evidencia de las manifestaciones de fantasmas, pero a un nivel más profundo estamos en busca de responder éstas preguntas.


Comentarios


Los fantasmas vuelven a la carga