Los hombres también pueden tener osteoporosis

Es falso pensar que es una patología exclusivamente femenina, pero como muchos hombres y sus respectivos médicos creen eso. Una médica especialista explica los factores de riesgo , la edad, y lo que se puede hacer para reducir las chances.

El ejercicio es fundamental para prevenir inconvenientes.

El ejercicio es fundamental para prevenir inconvenientes.

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por baja masa ósea, deterioro de la microarquitectura del hueso, incremento de la fragilidad y, por lo tanto, por el aumento del riesgo de fracturas.


A partir de los 50 años, comienza un descenso de la masa ósea, más pronunciado en las mujeres que en los hombres, producto de la menopausia en la que comienzan las alteraciones hormonales (pérdida de estrógenos).

Sin embargo, los hombres experimentan aproximadamente la mitad de las fracturas por osteoporosis que presentan las mujeres.

Y cuando un hombre se rompe la cadera por este motivo tiene más probabilidades de quedar incapacitado de manera permanente y el doble de posibilidades de morir durante el año siguiente que una mujer con un padecimiento similar.

Es menos probable que los hombres revisen su salud ósea del mismo modo que las mujeres para conocer cuál es su riesgo de sufrir una fractura por osteoporosis.

Datos

50
años es la edad en la que tanto mujeres como hombres comienzan a perder densidad mineral en los huesos.

Esto ocurre porque, a menudo, los médicos tampoco son conscientes de los muchos factores que los ponen en riesgo de padecerla, incluyendo trastornos como la celiaquía y otras patologías inflamatorias intestinales, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y los tratamientos para otros problemas de salud como depresión, cáncer de próstata y enfermedades que requieran la administración o el uso de corticoides.

Es falso pensar que la osteoporosis es una patología exclusivamente femenina, pero como muchos hombres y sus respectivos médicos creen eso, es menos probable que se los evalúe y reciban el tratamiento adecuado tras una fractura por un traumatismo menor.

El hecho de que los hombres se salvan de la pérdida ósea rápida que experimentan las mujeres en la menopausia, no significa que no sufran esa pérdida con el paso del tiempo.

Con la edad, los hombres pierden densidad mineral en los huesos a una velocidad de aproximadamente 1 %, y uno de cada 5 hombres de más de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica a lo largo de su vida. En la Argentina, hay un promedio anual de 34 mil fracturas de cadera por año en personas mayores 50 años, es decir, 90 por día, con una relación aproximada de 3 mujeres por cada hombre. Valores que se duplicarán hacia 2050.


Algunos factores comunes de riesgo para la fractura por osteoporosis en hombres y en mujeres son la edad (más de 60 años en mujeres y más de 70 en hombres); delgadez o estar bajo de peso; tabaquismo; ingerir más de tres bebidas alcohólicas por día, antecedentes paternos o maternos de osteoporosis; el uso de protectores gástricos del tipo de los inhibidores de la bomba de protones (pantoprazol, omeprazol), y haber tenido una fractura previa o caída reciente.

Las afecciones médicas que incrementan el riesgo incluyen artritis reumatoide, trastornos de la movilidad como la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple e infarto.

Algunos factores del estilo de vida que pueden ayudar a mantener a raya la osteoporosis incluyen ejercicios de resistencia y levantamiento de peso moderado, así como un consumo adecuado de calcio (1200 miligramos al día para hombres de más de 70 años) y vitamina D (entre 800 y 1000 unidades al día), y no fumar. La fuerza muscular ayuda a proteger a los huesos de lesiones y reduce el riesgo de una caída que pudiera romperlos.


Las consultas urológicas disminuyeron con la pandemia



La Sociedad Argentina de Urología (SAU) y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC) se unieron para expresar su preocupación ante lo que ellos consideran una ‘dramática’ disminución de las consultas urológicas de rutina sobre las que estiman un descenso del orden del 50 por ciento, e inclusive observaron interrupción de los tratamientos en 1 de cada 3 pacientes con diagnóstico confirmado de cáncer de próstata.

El miedo al contagio de Covid-19, las dificultades para trasladarse en trasporte público, y también la creencia errónea de que los consultorios no están funcionando, provoca que mucha gente no pida turno, postergue las visitas médicas y en algunos casos hasta discontinúe los tratamientos.

“En hombres mayores de 50, esta situación atenta sobre todo contra la posible detección temprana de cualquiera de las múltiples patologías prostáticas y fundamentalmente con aquellas malignas que presentan mucho mejor pronóstico si se las aborda precozmente. Etamos perdiendo una oportunidad irrecuperable”, afirmó el Dr. Norberto Lafos, médico urólogo, Presidente de la SAU. “Consideramos que esta circunstancia puede influir en la disminución de las consultas y controles, pero sin lugar a dudas es un error. Así como en otras patologías la telemedicina es una estrategia válida”, agregó.



Por Dra. Diana González, médica especialista en osteoporosis, directora asociada de Mautalen Salud e Investigación.-


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Los hombres también pueden tener osteoporosis