Los «Lugares comunes» de Aristarain están en marcha

El director filma con Federico Luppi y Mercedes Sampietro

Buenos Aires, (Télam).- El cineasta argentino Adolfo Aristarain se encuentra en pleno rodaje de su nuevo filme, «Lugares comunes», que protagonizan Federico Luppi y la española Mercedes Sampietro y que narra una historia intimista en la que una pareja mayor hace frente a la crisis apostando al amor y a las segundas oportunidades.

La filmación, que comenzó hace más de una semana en escenarios de la Capital Federal, proseguirá durante todo este mes en la provincia de San Luis, donde Aristarain y su equipo se trasladarán esta semana para filmar algunas de las escenas más importantes de la película.

Esta coproducción argentino-española cuenta con la producción del español Gerardo Herrero y del propio Aristarain y posee un guión coescrito por el director y Kathy Saavedra, en base a la novela «El renacimiento», de Lorenzo F. Aristarain, cuyo título sintetiza de algún modo la propuesta del filme.

Renacer, salir a la luz una vez más, a pesar de las dificultades, parece ser el tema central de la película que el director de «Un lugar en el mundo» y «Martín (Hache)», entre otras, está filmando con Luppi, Sampietro, Arturo Puig, Carlos Santamaría, Valentina Bassi, María Fiorentino, Osvaldo Santoro y Pepe Soriano.

Luppi, una suerte de actor fetiche de Aristarain, que ya lo había dirigido en varios de sus filmes entre ellos «Tiempo de revancha» y «Ultimos días de la víctima», interpreta en «Lugares comunes» a Fernando, un profesor de literatura porteño de 70 años, que está casado con Liliana (Sampietro), una española que trabaja como asistente social en barrios carenciados.

El hijo de la pareja, Pedro (Puig), tiene más de 30 años y vive desde hace siete años en Madrid con sus tres niños, a quienes mantiene trabajando en el ámbito de la computación, labor que lo alejó de su verdadera vocación, la literatura, y que provocó una relación conflictiva con su padre.

«La familia sobrelleva con esfuerzo y resignación las ausencias, las privaciones, la incertidumbre del futuro, la falta de proyectos, la desesperanza», según dice la sinopsis de este filme en el que la crisis económica y política del país juega un papel decisivo en la actitud que los personajes toman ante la vida.

Obligado a jubilarse él, desempleada ella, deben vender su departamento para poder vivir y reciben en parte de pago una chacra en Merlo, San Luis donde Aristarain ya había filmado «Un lugar en el mundo», donde empiezan de nuevo, vuelven a tener ilusiones y proyectan un futuro para el cual ya no tienen tiempo.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios