Los videos del escándalo entre Boca, el presidente de Mineiro y la policía en Brasil

La delegación del xeneize vivió momentos de mucha tensión en los vestuarios del estadio Mineirao.

Bronca por la actuación arbitral, la consecuente derrota y varias cosas más que ocurrieron en el vestuario, de las cuales algunas quedaron registradas en videos.

Jugadores de Boca, integrantes del cuerpo técnico y hasta del Consejo de Fútbol, se tomaron a golpes de puño en la zona de vestidores del estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Las imágenes son contundentes y se los ve a Marcos Rojo, Carlos Izquierdoz, Sebastián Villa como algunos de los que se enfrentaron con personal de seguridad. La mayor parte del plantel estuvo involucrado, como lo evidencian las imágenes.

También aparecen el entrenador de arqueros Fernando Gayoso, el ayudante Leandro Somoza y los dirigentes Jorge Bermúdez y Raúl Cascini a las trompadas, muy enojados con la actitud de los locales y la policía.

En medio del escándalo, fueron agredidos por el presidente de Atlético Mineiro, Sergio Coelho, y también por personas relacionadas a la custodia de la institución local.

De los videos que circularon anoche apenas terminado el partido, también se observa a Nacho Fernández intentando frenar a Coelho.

Según expresaron los integrantes de la delegación de Boca, gente del local (jugadores y/o allegados) los cargaron en la zona de vestuarios y ahí se desató la batalla campal.

Después, la policía tiró gas pimienta para disuadir y fue como arrojarle nafta al fuego, porque las peleas continuaron, como lo demuestran los numerosos videos que circularon a través de las redes sociales.
Los jugadores volvieron al campo de juego para calmar el efecto de los gases que se arrojaron en el vestuario.

‘‘Es muy triste lo que está pasando. ¿Cómo no te vas a defender su te tiran gas en la cara’’, declaró Juan Román Riquelme, vicepresidente de Boca y responsable máximo del Consejo de Fútbol, desde Buenos Aires.


Comentarios


Los videos del escándalo entre Boca, el presidente de Mineiro y la policía en Brasil