“Macri versus Scioli”

Redacción

Por Redacción





Me alegra leer en este diario opiniones distintas sobre el particular, lo que finalmente enriquece, no digo la política porque eso deben hacerlo los políticos, demostrando vocación de servicio, desinterés por cuestiones personales y especialmente actuar con patriotismo, como los de antes, o tal vez como Yrigoyen y/o Perón; pero lamentablemente la mayoría de ellos están por las prebendas. Digo de Scioli que fue en su juventud un niño bien que disfrutó del deporte náutico de gran nivel, yendo a competir internacionalmente en una de esas oportunidades y desgraciadamente perdió un brazo. Llegó a la política de nuestro país de la mano de Menem y ocupó cargos como diputado y senador nacional y luego, siempre dentro del peronismo (es un tipo que no despotrica contra nadie) fue captado por Kirchner. Fue vicepresidente y luego siguió con Cristina, dos veces gobernadora de la provincia de Bs. As., a la cual le aportó todo lo que pudo –que a veces no es todo lo que se quiere, políticamente hablando–. Aplicó políticas de desarrollo a gran escala en el campo y en la industria sin abandonar la salud y la seguridad, aunque ese tema generalmente es muy manoseado desde distintos ángulos del poder. Tiene buenos funcionarios en sus ministerios –creo que en Obras Públicas–, incluso tiene como ministra a una sobrina-nieta de Eva Perón, arquitecta con muy buena imagen… Siempre se rodeó de peronistas. Mantuvo las innumerables rutas provinciales lo mejor que pudo, y transitando por ellas se aprecia la potencialidad que el campo da a la principal provincia argentina, nada fácil de gobernar. Macri desde hace años es noticia –antes lo fue su padre– por negocios espúreos con distintos gobiernos. Recuerdo cuando fue procesado –y creo que aún lo es– por el caso de contrabando de autopartes y automóviles importados desde Uruguay (de algo tienen que vivir los uruguayos). En la actualidad Macri debe responder por unas doscientas cuarenta causas penales en tribunales porteños, por temas de su función. Cuando fue concesionario del Correo Argentino lo manejó como patrón de estancia: vendiendo propiedades, alquilando atrás sin necesidad. Un ejemplo aquí cerquita: en Viedma alquiló un edificio para correo desechando el magnífico edificio oficial que estuvo lleno de tierra y semidesocupado hasta que dejó la concesión hace algunos años… Hay que preguntarles a los veteranos empleados de correo por la gestión de Macri. Por otro lado recuerdo cuando el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y las administradoras de nuestras jubilaciones nos tuvieron de mal en peor, etc. Macri representa al antipatria, a los mercados del libre comercio y al control de todo lo nuestro por las multinacionales. ¿O pretendemos ignorar cuando Duhalde recibió la Nación en llamas y logró pasársela a Kirchner, quien en una labor inteligente nos sacó del default? Y en el presente estamos casi sin deudas, con la sola amenaza de los buitres que esperan a Macri para endeudarnos para toda la vida… Juan Carlos Malgesini DNI 4.673.429 – Puerto del Este

Juan Carlos Malgesini DNI 4.673.429 – Puerto del Este


Comentarios


Seguí Leyendo

“Macri versus Scioli”