Mapuches y estatales cargaron contra Repsol

Los manifestantes pidieron la renuncia del ministro de Gobierno. Fuentes llamó a boicotear a la empresa petrolera española. Horacio Verbitsky participó de la marcha hasta la sede de la firma.



NEUQUEN (AN).- Dirigentes de comunidades mapuches y de gremios estatales protagonizaron ayer una de las más duras embestidas contra la alianza estratégica que sellaron el gobierno de Jorge Sobisch y la empresa Repsol YPF cuando pautaron la anticipada renovación del contrato para la explotación del yacimiento gasífero Loma de la Lata.

Verónica Huilipán, de la Coordinadora de Organizaciones Mapuches, pidió la renuncia del ministro de Gobierno, Jorge Gorosito. Y en un inflamado discurso, Julio Fuentes, secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos, echó encima de la empresa española las palabras más duras que encontró en el camino. “Hay que hacerle imposible estar en Neuquén, hay que boicotearla”, dijo el dirigente sindical, alentando a la expulsión del grupo español de la provincia.

Fuentes y Huilipán, además del dirigente de ATEN, Pedro Vanrell, fueron oradores de un acto que se realizó ayer al mediodía en la puerta de las oficinas de Repsol YPF, donde unas 500 personas protestaron por la represión que sufrieron el martes último integrantes de las comunidades Paynemil y Kaxipayiñ en Loma de La Lata. El periodista Horacio Verbitsky acompañó a los manifestantes.

Verbitsky, quien habló anoche en la UNC sobre el Frente Contra la Pobreza (ver página 9), asesoró desde la presidencia del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) a la Defensora de Menores de la provincia, Nara Osés, en su presentación del caso de los chicos de la comunidad Peynemil afectados por la contaminación, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (CIDh).

Al ministro Gorosito los mapuches y los estatales lo quieren fuera del gobierno porque lo hacen responsable de “los grupos parapoliciales” -así los definieron- que custodian en Loma de La Lata los intereses de la empresa petrolera. Fuentes dijo que primero hay que someter a juicio político al funcionario y luego “echarlo”.

Una alta fuente judicial que habló ayer con “Río Negro” se refirió al delicado tema de las intervenciones policiales en los conflictos. El vocero dejó trascender el malestar que causa la indisponibilidad de efectivos policiales cuando se ordenan desalojos, como ocurrió en el caso de Zanon, y la contracara en respuestas rápidas de la institución cuando los afectados son los intereses de Repsol YPF.

Las oficinas de la compañía, ubicadas en calle Talero entre Mendoza y Córdoba, se encontraban ayer vigiladas por varias decenas de efectivos de la fuerza antimotín de la policía provincial. No hubo orden ni espacio para la represión y por eso los manifestantes, que se concentraron antes del mediodía en el monumento al general San Martín y marcharon primero hacia casa de gobierno y luego hacia las oficinas de la compañía, pudieron realizar el acto tal como lo habían planificado.

En los muros de Repsol YPF quedaron grabados los duros mensajes de los mapuches. “Sobisch y Repsol=muerte”, decía una de las leyendas, y “los niños mapuches también tenemos derechos”, se leía en otra de las inscripciones grabadas sobre un portón.

Los manifestantes estaban pobres de bolsillo. Juan, que vendía pastelitos y churros riojanos hizo una caja de apenas 15 pesos, una recaudación escuálida pero empujada especialmente por el éxito de sus gaseosas frescas. “No vendí nada”, explicaba a este diario el vendedor ambulante con cierto fastidio, mientras Fuentes todavía arengaba desde un micrófono y advertía que si de ahora en más el gobierno no paga los salarios el quinto día hábil en pesos habrá paro, movilizaciones y cortes de ruta.

Los gremios estatales, mientras sumaron su apoyo a la pelea de los mapuches contra Repsol YPF, afilaron ayer los dientes para su propia batalla contra el gobierno. No quieren recibir bonos y ante la posibilidad de que esto suceda ayer hubo paro en el Estado, una medida de fuerza que se sintió, con cierto grado de adhesión, en las escuelas.

Gorosito negó advertencia

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- El ministro de Gobierno desestimó toda conexión entre la advertencia formulada por la petrolera Repsol-YPF sobre paralización de trabajos e inversiones como consecuencia de las reiteradas protestas mapuches, y el desalojo compulsivo del piquete que hizo la policía provincial horas después en Loma de La Lata.

Ante una consulta de este diario, Jorge Gorosito se limitó a señalar que Repsol-YPF no hizo llegar ninguna queja al gobierno provincial.

“Por lo menos oficialmente no nos comunicó nada, así que no teníamos ninguna información oficial” en ese sentido, sostuvo el ministro.

Pero el martes, en un documento recogido por “Río Negro”, la empresa petrolera hizo notar que las reiteradas acciones de fuerza de las comunidades indígenas de Loma de La Lata violan derechos constitucionales e impiden el cumplimiento de contratos.

Gorosito encuadró las acciones de las comunidades aborígenes en una “actitud obstruccionista” de la actividad laboral en el área de Repsol, y recordó que los mapuches “tampoco cumplieron” con el compromiso asumido ante la jueza federal para comunicar previamente a la justicia cualquier acción que asumieran las partes.

“Son sus atribuciones”

En ese contexto, dijo que la policía actuó dentro de sus atribuciones. Cuando se le preguntó por qué la fuerza no asumió la misma actitud con otros piquetes realizados en distintos puntos de la provincia, Gorosito dijo que “las circunstancias son distintas” e insistió una vez más en que la policía “actúa de acuerdo con cada momento pero siempre dentro de sus atribuciones…”.

Los mapuches asentados en cercanías de Loma de La Lata mantienen un prolongado conflicto por supuestos daños ambientales y económicos provocados por la explotación de los pozos.


Comentarios


Mapuches y estatales cargaron contra Repsol