Más acción y menos ángeles

Llegó a los cines el filme "Ángeles y demonios". Es la continuación de "El Código Da Vinci", de Brown.





Un atentado en la plaza de San Pedro mientras se celebra el cónclave, cardenales asesinados durante los funerales del Papa, y como fondo, intrigando entre la curia en guerra, una secta anticlerical llamada Los Iluminados, trasunto del Opus Dei. No es un vídeo de Bin Laden, ni la profecía barata de un horóscopo. Es Ángeles y demonios, la secuela de El código Da Vinci, que se estrenbó en Roma antes que en ningún otro lugar y que ahora llegó a la región.

Pero esta vez, para decepción de los producrtores, el Vaticano no quiso entrar en el asunto. Hasta ahora, sólo un ente muy secundario, llamado Oficina de Valoración de Películas, colocado en su día por la Democracia Cristiana bajo el paraguas de la Conferencia Episcopal Italiana, ha comentado que le parece que los católicos no deberían ver Ángeles y demonios porque «no favorece la religión».

Leve amenaza, a la que hay que sumar, según informa Sony, que el Vaticano negó el permiso para filmar bombas y funerales en San Pedro, y que los padres carmelitas descalzos de la iglesia de Santa María de la Victoria vetaron la entrada a las cámaras de Hollywood.

Nadie notará la diferencia, pero el rechazo parece razonable si se analiza el argumento de esta segunda película, que en realidad se basa en la primera novela que Dan Brown dedicó al tema religioso, en 2000, tres años antes de editar El código Da Vinci y de vender 80 millones de ejemplares.

La trama reproduce la improbable lucha de un profesor de Simbología Religiosa de Harvard (Robert Langdon, papel en el que repite por primera vez en su carrera Tom Hanks) por salvar al Vaticano de una secta religiosa pero anticlerical e iluminada que nació hace 400 años para acabar con la Iglesia.

Estos teóricos y malvados seguidores de San José María asesinan al científico Leonardo Vetra, con un bárbaro ritual durante el cual le graban su lema -Ilumina-dos- en el pecho, roban un contenedor de antimateria nuclear en el CERN de Ginebra y amenazan al Vaticano la víspera de la elección del nuevo papa, que se ve impelido a contratar a Langdon y a la hija del científico (Ayelet Zurer) para evitar el uso de la antimateria como arma de destrucción masiva.

Los seguidores del binomio Brown-Howard tienen varias opciones. Pueden gozar con el trepidante pulso entre ciencia y fe, entregarse al morbo del atentado e incluso comparar el poder de estos Iluminados del siglo XVI con el de la Obra que surgió del frío de Barbastro (Huesca).

Quizá para evitar las acusaciones de inexactitud que suelen lloverle a Brown por sus novelas, Howard prefirió, según ha dicho Hanks, «concentrarse más en la acción y menos en los detalles históricos y científicos». Y sobre todo, en las gotas de romance: «Hay verdadera química entre los personajes interpretados por Hanks y Ayelet», ha dicho Howard a Ciak, revista de cine italiana. «No es una historia de amor, pero entre los dos se crea un feeling natural». (El País)

 

PARA AGENDAR

Dirigida por Ron Howard. Guión: David Koepp y Akiva Goldsman sobre novela original de Dan Brown – Con Tom Hanks, Ewan McGregor, Ayelet Zurer, , Stellan Skarsgard, Armin Mueller-Stahl. SAM 13 – Duración: 137'.Se puede ver en el centro Cultural Cotesma de San Martín y en Villages Cines de Neuquén.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Más acción y menos ángeles