Mate a cualquier hora y en todos lados

Se ganó ser declarado “infusión nacional” por derecho propio. Motivo de encuentro, invitado a la hora del trabajo o del estudio y hasta una manera de comenzar el día, la bebida acompaña a todos, en cualquier momento de la jornada.



#

Día Nacional del Mate

Jorge Vergara

jvergara@rionegro.com.ar

Mano a mano con el vino, el mate se instaló en el primer plano de las preferencias de los argentinos. Y bendita sea la hora en que esa yerba nos permitió compartir, disfrutar, como lo podemos hacer cada día, cada vez que hay una razón o una excusa para juntarse. Porque en definitiva el mate es eso, apenas una gran excusa para convertir una pequeña o gran reunión en el ámbito perfecto para pasarlo de mano en mano, de boca en boca.

Eso es el mate, el motivo de encuentro o el invitado de siempre a la hora del trabajo, del estudio, y por qué no para empezar el día de otro modo, con otro ánimo, con otro espíritu.

El mate está tan instalado entre los argentinos, que si tuviéramos que ponerlo en un plano de igualdad con otros productos, lo podríamos hacer con el vino, el asado, el dulce de leche. Porque en realidad compite de muchas maneras con los demás, hasta con el precio.

El mate no sabe de impedimentos en Argentina. Ni el verano ni el invierno son razones suficientes para dejar de consumirlo, y tampoco sabe ni de poder adquisitivo ni de clases sociales. Está en todos lados, en escuelas, oficinas, comercios, trabajos de todo tipo, hasta en los viajes. En Europa se dice que dos de cada diez argentinos que viajan con ese destino, llevan yerba en su equipaje.

Tanto se metió en la cultura argentina que hasta se crearon grupos que alientan su consumo. Así como están los “Locos por el Asado” están los “Locos por el mate”.

Lo de mano a mano con el vino es porque justamente el vino estuvo en el mismo nivel a la hora de declararlo bebida nacional. Y se cortó por lo sano: se declaró al mate infusión nacional y al vino bebida nacional.

El Día del Mate es ley y se aprobó en conmemoración del nacimiento de Andrés Guacurarí y Artigas, también conocido como Andresito. De familia guaraní, fue el único gobernador de origen indígena de la Argentina. Nació en Santo Tomé el 30 de noviembre de 1778 y falleció en Río de Janeiro en 1821. Gobernó entre 1811 y 1821 la entonces llamada Provincia Grande de las Misiones.

Todo un récord

El té y la yerba mate forman parte del consumo habitual de la población argentina.

De hecho, el consumo total de infusiones (café, té y yerba mate) en los primeros cinco meses de 2014 totalizó 94.600 toneladas. Dentro de esa cifra es llamativa la presencia de la yerba. Se da un consumo per cápita de infusiones de 5,5 kg por habitante, del cual el 87,8% correspondió a yerba mate, el 10,5%, a café, y el 1,7%, al té.

En los primeros cinco meses de 2014, las exportaciones totales de infusiones tuvieron un valor de u$s 99,1 millones, y verificaron una suba interanual de 11,7% respecto a igual período de 2013. Por su parte, los volúmenes exportados en dicho período tuvieron una leve suba del 2,3% respecto de 2013, al despacharse 50,8 miles de toneladas entre enero y mayo del corriente año.

Las ventas de yerba mate al exterior alcanzaron un valor de u$s 42,1 millones, un incremento interanual de 38%, con un volumen de ventas de 14.300 toneladas, un avance de 15,2% respecto de igual período de 2013, señala un informe de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales.

Ampliar el horizonte

La yerba mate (Ilex paraguariensis Saint Hilaire) es nativa de las regiones subtropicales de Argentina, Brasil y Paraguay, países que trabajan en conjunto buscando ampliar el horizonte comercial para el producto.

Según el Ministerio de Agricultura de la Nación, “en virtud del elevado consumo del mercado doméstico, las exportaciones nacionales de yerba mate representan entre el 10 y el 15% de la producción nacional. El volumen total exportado durante 2007 alcanzó las 35.238 toneladas, valuadas en 30,35 millones de dólares FOB”.

El organismo nacional indica que “los destinos de exportación de la yerba mate argentina se han ampliado. Partiendo de un total de 37 países compradores en el año 2000, se incrementaron hasta un total de 47, durante los años 2006 y 2007. Esto manifiesta la búsqueda de nuevos mercados por parte del sector yerbatero nacional y el gran potencial de colocación que tiene el producto en diversas plazas del mundo. Siria se mantiene como el destino principal, secundado por Chile y Brasil.

“El producto exportado a granel es envasado en Siria, modalidad muy utilizada en este país, que sigue una política nacional orientada a la ocupación de mano de obra. Por su lado, prácticamente el total de yerba mate exportada a Brasil fue yerba mate canchada (es decir, secada y sometida a una molienda gruesa) puesto que ellos procesan para obtener un producto final menos estacionado y más desmenuzado que el consumido por los argentinos. La mayor parte de la yerba que adquiere Chile es molida”, sostiene el Ministerio de Agricultura.

Amargo o dulce, el mate tiene una presencia destacada entre los argentinos.


Comentarios


Mate a cualquier hora y en todos lados