Medida coercitiva que roza el absurdo




Análisis

El gobierno nacional busca, con desesperados intentos, recomponer su deficitaria estructura presupuestaria que viene arrastrando desde princpios de 2009. Sin embargo, es difícil pensar que, en la búsqueda de empleadas domésticas no declaradas, se pueda llegar a obtener algún efecto real que permita mejorar los ingresos de la caja oficial. Se presume entonces que el objetivo de esta nueva medida apunta, una vez más, a amedrentar a cierta parte de la población que el gobierno considera que puede pagar más impuestos de los que declara realmente. Es otra ofensiva sobre la clase media. La AFIP intimará a aquellas personas que tengan un patrimonio mayor a 305.000 pesos y ganen más de 500.000 pesos anuales. Les exigirá el pago de aportes por personal doméstico, choferes y demás empleados en relación de dependencia que consideren compatibles con estos ingresos. Hacer un anuncio donde el organismo recaudador va a poner todo su esfuerzo en localizar este tipo de transgresiones fiscales suena algo absurdo teniendo en cuenta que los verdaderos desvíos en los ingresos están llegando por la política económica que aplica hoy el gobierno nacional. (Redacción Central)


Comentarios


Medida coercitiva que roza el absurdo